Analistas

Proceso largo, demorado e incierto

De la presentación ante los medios del mundo ayer en Oslo hay varias conclusiones que se pueden sacar de este largo y doloroso proceso de paz que nos espera. La moderación y pragmatismo del equipo negociador en cabeza de Humberto de La Calle, contrastó  con la actitud  desafiante mostrada por la guerrilla en su discurso. No se podía esperar menos de un grupo que viene por más de 50 años intentando doblegar al estado por la vía de la fuerza y el terrorismo. Era ingenuo creer que iban a llegar a desmovilizarse rápidamente y sin imponer ciertas condiciones.

Las compañías petroleras y mineras oyeron con sorpresa el uso reiterado de las palabras subsuelo y explotación. Las palabras en contra de las multinacionales, el capitalismo y los modelos económicos, en mi parecer, son una excusa para poner un punto muy alto en la negociación del tema “tierras”. La implementación de una Reforma Agraria y repartición de 8 millones de hectáreas suena bastante ambicioso. En ese punto se nos puede caer el proceso donde guerrilla y gobierno están en extremos diametralmente opuestos. No sirve de nada que hayan  dicho que en la política actual el gobierno está haciendo una “trampa”.

De la Calle en la rueda de prensa trató de desestimar el tono de la guerrilla insistiendo en los puntos de la agenda y señalando a la prensa que lo demás estaba por fuera. No es tan fácil. La guerrilla  vio esta opción para mojar prensa internacional y seguirá aprovechando la ventana que le dieron para seguir “tirándole agua sucia” a los ricos del mundo y a las empresas multinacionales. Un discurso que uno no alcanza a saber si es romántico de izquierda o humorístico.  Lo que si queda claro es que aprendieron del cinismo de nuestros congresistas, alcaldes y gobernadores que históricamente han mentido y engañado a la población con palabras que suenan bien para conseguir votos, pero a la hora de la verdad poco le sirven al bolsillo de los colombianos.

Nadie hablo de las víctimas y de su reparación. ¿No existen las victimas acaso? Los miles de desplazados, secuestrados y extorsionados ¿no van a tener voz en este proceso? Si los guerrilleros querian ganarse un poco la confianza de la población colombiana, ayer desaprovecharon la oportunidad de reconocer algo de sus culpas y crímenes atroces. Nadie se cree el cuento de atacar y cuestionar al sistema económico global cuando el sistema económico que ellos han utilizado es el boleteo, la vacuna, el narcotráfico y demás. Curiosamente se les olvidó hablar de eso.

La reelección del Presidente Santos quedó en juego desde ayer pues la gente no se va a aguantar un periodo de 15 a 18 meses sin resultados concretos. La única diferencia con el Caguan de finales del siglo pasado es que ahora estos negociadores están por fuera del país y el combate sigue internamente. La población va a comenzar a exigir rápidamente logros en el campo militar pues la negociación y la retorica seguirán en Oslo, La Habana y otras partes del mundo. La paciencia y el compas de espera se van a agotar. Por ahora, como millones de colombianos, seguiré apegado a mi escepticismo e incredulidad para no llevarme una sorpresa después. Hasta no verlos desmovilizados no les creo nada. La paz esta muy lejos. La reelección mucho mas.

Ñapa: El nuevo SuperIntendente de Industria y Comercio Pablo Felipe Robledo conoce poco de telecomunicaciones y dicen que hasta ahora esta comenzando a empaparse del tema de las mas de 100 millones de quejas de usuarios de telefonía celular. Que alguien le haga una rápida inducción pues los usuarios del sector necesitan regulación urgente y mejoramiento de la calidad del servicio.