.
Analistas 03/12/2021

Mercado móvil en turbulencia

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR

Sorprendió en los últimos días el MinTIC publicando para comentarios dos borradores de decretos sobre la cesión de espectro entre operadores y sobre el tope de espectro que cada compañía puede tener en el mercado. La nueva ministra TIC Valderrama viene revisando todos los temas, no únicamente Centro Poblados.

En el marco de la revisión exhaustiva que realiza el equipo nuevo, se mueven elementos sensibles para toda la industria. Lo curioso es que uno de los decretos, modifica significativamente el texto de un decreto que ya fue expedido en agosto de este año, firmado por el presidente Iván Duque junto a la anterior ministra Abudinen.

Antes de entrar a leer y evaluar el contenido del borrador, se genera una gran suspicacia por el hecho de que la misma entidad modifique un decreto reciente. ¿Acaso el texto firmado por Abudinen no tuvo la revisión jurídica que está teniendo todo en la actualidad? ¿Las opiniones jurídicas del equipo de Abudinen, que hoy ya salió en su totalidad de la entidad, difieren tanto de las del equipo de abogados actual de Valderrama? Después de Centros Poblados, si yo fuera ministro también pediría revisar todo lo firmado por la administración anterior.

El manto de duda no está solamente sobre un contrato. Ya, con esta publicación de borradores de decretos, es evidente que el manto de duda va mucho más allá. Los abogados norteamericanos usan el término “duda razonable”. En este caso lo razonable a veces se pasa al terreno de lo irracional.

Uno de los operadores del mercado reaccionó de manera vehemente al comienzo de la semana, cuando se conocieron los borradores de decretos. Tigo, por intermedio de su presidente Marcelo Cataldo, explicó en diferentes medios de comunicación su posición de molestia con el nuevo texto. Cataldo recordó que a Tigo y a UNE, al momento de la fusión de la década pasada, les tocó devolver espectro porque se volaban los topes sumando lo que operaba cada compañía.

Se refirió adicionalmente a las obligaciones que debe cumplir un operador cuando se embarca en este tipo de concesiones del Estado. No dejó de recordar el valor de lo que adeuda Avantel, compañía adquirida por WOM, y que tiene cuentas por pagar pendientes en el mercado. El cobro en público no es nuevo, viene haciéndose desde el momento de la adjudicación del espectro en diciembre de 2019.

Los otros operadores no se han pronunciado públicamente. En privado tienen opiniones encontradas. Un alto directivo de una de las compañías me expresó al ser consultado: “Cataldo ha dicho en público lo mismo que yo pienso”. Otros directivos coinciden en que la salida pública de Tigo anticipa una nueva pelotera jurídica en el mercado. No es un detalle menor el proceso de venta que intenta uno de los accionistas de Tigo en este momento.

¿Es coincidencia que el vicepresidente de regulación de WOM, el exministro de comunicaciones José Fernando Bautista haya salido de la compañía hace pocos días? En una de sus últimas entrevistas en medios, Bautista aseguró que a WOM no se le había permitido desarrollarse, por un presunto hackeo a sus bases de datos y a un saboteo en el proceso de interconexión. Quien reemplace a Bautista deberá enfrentar esta nueva turbulencia. Un tema más movido que subirse a un toro mecánico.