Analistas

“Inauguración” en medio de multas

Recibí la invitación para asistir la semana entrante a la ceremonia de inauguración de la terminal Internacional del Aeropuerto “El Dorado”.

Lo primero que pensé es que la “inauguración” fácilmente va a ser como la de en su momento de la alcaldesa encargada de Bogotá Clara López Obregón, quien redefinió olímpicamente la palabra  “inaugurar” cuando cortó la cinta de la 26 y años después aun sigue sin estar lista en su totalidad. También el alcalde actual Gustavo Petro, adoptó la moda de su antecesora e “inauguró” la entrada del Sitp con apenas dos rutas.

La firma Opaín ante los medios, ha dicho para disimular un poco el “efecto” López Obregón, que “la entrada en operación será un proceso gradual, en el que se pondrán a prueba los flujos de llegada y salida de pasajeros con los sistemas de alta tecnología para garantizar la seguridad y comodidad.”

También recordé de 2006 que afortunadamente uno de los consorcios perdedores no recibió el contrato, pues no habría tal aeropuerto hoy.

En su momento, Opaín le ganó la puja a la Unión Temporal ASA Internacional, donde estaban de socios las familias Char y Nule. En efecto, las cartas del proceso iban firmadas por el Representante Legal del Consorcio: Miguel Eduardo Nule Velilla. Recordemos que hace poco un Tribunal aumentó las penas a 14 años para los integrantes de la familia Nule que están hoy en la cárcel. No me imagino el esperpento de aeropuerto que hubiera salido de esa obra, si es que hubieran hecho algo diferente a una pequeña pista con una choza.

El proceso con Opaín ha tenido sobresaltos y trabas. Que se demuele el viejo aeropuerto, que no se demuele, que se cambian los diseños, que no se cambian. Inclusive alguien acusó a Opaín de plagio de los diseños de una de las firmas que perdió la licitación. El ministro Andrés Uriel Gallego y el director anterior de la aeronáutica, Fernando Sanclemente, se la dejaron “montar” del contratista y cambiaron todo, para seguirle dando ventajas y tiempo. El resumen del proyecto: 8 hitos con un cronograma de construcción y luego de explotación que totaliza 20 años. Uno de los primeros hitos se volvió la “papa caliente” del proyecto, a tal punto que la Aeronáutica multaba a Opaín S.A. por incumplimientos diversos en ese hito, y respectivamente los hábiles abogados de Opaín mandaban todo a un Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Hace algunos días, el actual director de la Aeronáutica Civil, Santiago Castro, explicó que el fallo de laudo dictado por el Tribunal de Arbitramento, determinó que Opaín debe pagarle a la Aeronáutica Civil, multas por un valor superior a $19 mil millones. En total la Aeronáutica habla de 40 multas para el concesionario. Así mismo, debe acatar ciertos requerimientos contables y de curioso manejo financiero que se hicieron evidentes luego de una interventoría.  Por su parte la Aeronáutica debe pagarle a Opaín $22 mil millones correspondientes a obras que no estaban contempladas en el contrato. La diferencia es que el estado tiene provisionado el dinero mientras el contratista al parecer no. En cifras de su Estado de Pérdidas y Ganancias al cierre de 2011, Opaín registró una pérdida aproximada de US$7 mil millones.

A pesar de la diferencia en uno de los hitos, siguieron trabajando en otros y esta entrega de la parte Internacional, es uno de ellos. Falta que tumben el viejo Dorado y que construyan la terminal nacional.

Mejor dicho no vamos ni en el 50%, aunque Opaín hable de un inaudito cumplimiento del 70%. Sin que se haya configurado, es fácil prever una diferencia en los valores de la contraprestación y las famosos tasas aeroportuarias: mejor dicho, esperen un segundo Tribunal de Arbitramento que por supuesto durará años para dirimir el conflicto financiero.

Ñapa: Curioso nombramiento del mencionado Fernando Sanclemente en Transmilenio. Petro, uno de los grandes opositores del presidente Álvaro Uribe, ahora esta nombrando a sus amigos. Sanclemente es muy cercano al ex mandatario.

No habrá más personas que Petro pueda nombrar, y que duren en los cargos?

Acaba de dejar en manos de uno de sus opositores políticos uno de los más graves problemas que tiene la ciudad. Se agotó el número de opciones, o también el criterio.