Analistas

Francis Drake & Morgan TV

Aquí puede escuchar el audio de esta columna 

La próxima semana, la directora de la Autoridad Nacional de Televisión (Antv), Ángela María Mora, iniciará proceso de investigación formal contra 54 de los 58 operadores de televisión por suscripción legalmente registrados ante el estado colombiano.  El motivo de la investigación es una seria diferencia entre las cifras que las empresas registran ante la Autoridad y la realidad del mercado. Los que salgan mal de esta nueva investigación, no solo deberán pagar las contraprestaciones retroactivas de los usuarios no informados, sino multas que podrían llegar a valer hasta 20% del valor del contrato que tienen suscrito con la entidad.

Recordemos que la industria de la televisión por suscripción, o el “cable” como se conoce popularmente, comenzó a finales de los 80 con señales parabólicas informales y abiertamente ilegales en todo el país. TV Cable fue la primera compañía en Bogotá que ofreció un paquete de televisión cerrada con cuatro canales y suscripción al hogar. En 30 años, el mercado ha variado muchísimo y Tv Cable luego fue comprada por Telmex de Carlos Slim, que a su vez adquirió en la última década a Cablecentro, Cablepacífico, Satelcaribe, Superview y Teledinámica. Telmex, ahora Claro, es el más grande del mercado. Compite con las multinacionales Telefónica (Movistar), Tigo-UNE (Millicom) y Directv (AT&T). Fuera de esos cuatro grandes, las empresas de televisión cerrada son de diversos perfiles. Hay compañías familiares, pequeñas sociedades, organizaciones de televisión comunitaria, operaciones atomizadas, sociedades subterráneas, clandestinas y otras abiertamente ilegales y piratas. Sobre los piratas y su cercanía con la política ya había escrito en esta columna en 2015.(ver columna 1)

La Antv ha revisado las cifras de los últimos 5 años y ha encontrado en un análisis preliminar una diferencia de 1,9 millones de usuarios entre lo que reportan las compañías y lo que es real. Según fuentes de la industria, la cifra puede ascender hasta 3 millones en subreporte, sin contar todas las empresas comunitarias y operaciones de parabólica que aún existen. Se calcula que 70% de la diferencia está concentrada en 10 departamentos: Cundinamarca, Valle del Cauca, Antioquia, Bolívar, Córdoba, Nariño, Atlántico, Tolima, Huila y Magdalena. La mayoría de usuarios escondidos se encuentran en los tres primeros (Ver Pie 2). Fuera de las grandes capitales donde hay múltiples operadores, y se presenta el fenómeno de manera importante, hay otras zonas del país donde sucede igualmente. Los municipios en donde no se reportan todos los usuarios que tienen, son principalmente: Buenaventura, en el Valle; Girón, Piedecuesta y San Gil, en Santander; Soacha y Facatativá, en Cundinamarca; Apartadó, en Antioquia; El Carmen de Bolívar, Tumaco e Ipiales, en Nariño; y el caso dramático de Soledad, en Atlántico. Cuando la Antv visite esas ciudades encontrará sorpresas mayúsculas.

Ojalá esta sea la ocasión para comenzar a formalizar y abolir la mala práctica del mercado por parte de la Antv. Entre más usuarios aparezcan, en el largo plazo, las cargas regulatorias por usuario van a disminuir para las empresas que trabajan en la legalidad. No va a ser fácil encontrar todas las pruebas y evidencias de un mal enquistado por todas las regiones del país. 

Hay verdaderos mafiosos y bandas criminales lavando a través de las fachadas de empresas de cable. La Dian, con la nueva reforma tributaria, tiene una inmejorable oportunidad de aumentar el recaudo de IVA y Renta en una industria que fiscalmente tiene un alto porcentaje de ilegalidad. Hay sociedades que venden sus usuarios sin autorización, hay recibos a mano sin factura o resolución de facturación, hay robo de señal, desaparición estacional de usuarios, dobles contabilidades y diferencias gigantes en las bases de datos que las compañías envían a la Antv. Recuerden que ahora no facturar da cárcel, de pronto la única manera de apagar a los Francis Drake & Morgan TV.