.
Analistas 30/09/2022

EPM Drag Along (II parte)

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR

Esta semana se comenzó a desenredar el camino de un proceso que hasta hace poco tiempo estaba completamente hundido: la posibilidad de venta de acciones que Une tiene en Tigo. Para ser rigurosos, se trata de enderezar el camino de un proceso de enajenación de acciones de Tigo, que hoy pertenece a dos accionistas: Millicom de Suecia y UNE, que es de Empresas Públicas de Medellín. Como se explicó anteriormente en la primera parte de este escrito, en este mismo espacio, hay una cláusula exótica llamada “Drag Along”. La cláusula busca protección del patrimonio público y establece mecanismos jurídicos para que EPM como accionista de UNE pueda vender su participación accionaria. En caso de que Millicom decida no participar del proceso de venta, EPM podrá entonces ofrecer al mercado 100% de las participaciones accionarias, incluyendo las propias y las de Millicom.

En dos ocasiones en el Concejo de Medellín, y específicamente con la participación de concejales del partido Centro Democrático, el proceso de enajenación había sido no autorizado. Para poder revivir el tema, al alcalde de la ciudad Daniel Quintero le tocó sentarse a negociar con los discípulos uribistas, es decir unos de sus adversarios políticos de grandes quilates. La ironía de la vida es que al final, según dicen por instrucción expresa del expresidente Uribe Vélez, los concejales aceptaron que pudiese ser una buena iniciativa aprobar el proyecto.

El problema es que pusieron un condicional fuerte que tiene varias implicaciones. Dijeron que apoyaban si el dinero de la venta no entraba al gasto social de la alcaldía, o a los proyectos de Quintero (que era la idea del alcalde), sino a un proyecto de destinación específica para EPM. De facto, le aprobarán a Quintero su idea, pero le quitarán el manejo de la plata. Una jugada política maestra ya que el uribismo le apuesta a recuperar el año entrante la alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia en simultánea.

Al siguiente alcalde le llegaría el dinero, si es que el proceso de enajenación de acciones avanza y no se hunde en el camino de laberinto de varios meses que tiene por delante.

Lo rescatable de la historia es que se acordó que el proyecto de destinación específica debe ser para energías limpias. EPM tiene experiencia en La Guajira con energía eólica. La idea ahora es ampliar ese tipo de iniciativas. Jorge Carrillo, gerente general de EPM, presentó a la Junta Directiva, un proyecto de inversión estratégico asociado a la conformación de una empresa o vehículo de inversión dedicada a la estructuración, desarrollo, construcción, operación y adquisición de proyectos de energías renovables: solares, eólicas e hidrógeno, así como el desarrollo de iniciativas de transformación energética. EPM busca ser un actor relevante del sector del hidrógeno verde para 2030.

Un gana-gana para Quintero y Uribe. Ambos podrán siempre colgarse esa medalla de energía limpia en el futuro, así ninguno de los dos maneje el recurso financiero derivado del proceso. Otro mensaje importante que queda para el gobierno nacional actual es que una fórmula válida de buscar recursos es vendiendo la participación que tiene el estado en decenas de empresas mixtas. Una forma fácil de recoger fondos sin necesidad de reformas tributarias.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA