Analistas

El cuento chino de los mil días

La Generadora y Comercializadora de Energía del Caribe (Gecelca), el mayor generador de energía térmica en Colombia, presenta actualmente un retraso en una importante obra con una inversión que asciende a US$236 millones y cuya capacidad es de 150 megavatios (MW).  Se trata del proyecto Gecelca 3, localizado en Puerto Libertador, Córdoba, y que en la subasta del Cargo por Confiablidad adelantada por la Creg en mayo de 2008 ganó el consorcio  chino CUC-DTC. Los ganadores debían construir y operar una central térmica usando el carbón disponible en la zona, para procesarlo y producir energía de 150 MW, un proyecto que debió estar listo el 1 de diciembre de 2012 y aún nada.
 
CUC es una empresa China de ingeniería que ha culminado decenas de contratos de diseño de centrales de generación en su país y en el extranjero. Ha terminado más de 6.000 proyectos y ha sido incluida dentro de la lista de las 60 empresas de diseño chino más importantes. Por su parte, DTC es uno de los tres mayores fabricantes de turbinas en China, con capacidad de 28.000 MW anuales.
 
Estas empresas en su momento dijeron estar dispuestas a cumplir los tiempos que Gecelca requería para el proyecto. Se habló de 1.000 días calendario que se fueron ampliando, hasta que el 9 de diciembre de 2012 cuando el consorcio solicitó extensión del plazo para la entrega, argumentando cese de actividades de los trabajadores y mal tiempo en la zona. Desde un primer momento las cosas no funcionaron. Muy extraño resultaba para firmas que usualmente realizan ese tipo de proyectos, que una empresa prometiera un plazo tan corto para un proyecto de tal magnitud. Sin embargo, Andrés Yabrudi, gerente general de Gecelca los contrató. 
 
Como las cosas no iban bien, la Creg realizó una subasta de reconfiguración por medio de la cual el plazo de prueba del proyecto Gecelca 3, se volvió a ampliar para el 1 de septiembre de 2013 y de entrada en operación para el 1 de diciembre de 2013.
 
El dolor de cabeza chino se convirtió en migraña. La Contraloría General de la República emitió el pasado 21 de mayo una función de advertencia al ministro de Minas y Energía, Federico Rengifo, y a la directora de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), Ángela Inés Cadena. En dicho documento la Contraloría señala que el proyecto Gecelca 3, “hoy está en riesgo el garantizar la adecuada capacidad de generación de respaldo sin la cual puede comprometerse la confiabilidad en la prestación del servicio de energía a los usuarios bajo condiciones críticas del sistema además de afectar el mercado con incrementos importantes en los precios, finalmente trasladados a la factura del usuario final”.
 
La Contraloría advierte sobre los riesgos que podría significar que la Upme no adelante las acciones que le corresponden. Entre otros, destaca el posible aumento en el precio del mercado mayorista de energía y en las tarifas finales, racionamiento del servicio de electricidad y posibilidades de un peor escenario en el cual el Gobierno Nacional se vea abocado a la declaratoria de emergencia económica. (Ver documento)
 
Lo peor está por venir. Gecelca tendría planeado otro proceso licitatorio para la construcción de la Planta 3.2, también en Puerto Libertador, que debería empezar operaciones en 2015. Los chinos quieren volver a participar. El problema es que el pasado 16 de mayo, Gecelca decidió imponer una multa de US$75.000  a CUC-DTC en Gecelca 3 por incumplimiento de obligaciones establecidas en el contrato.
 
El memorando en el que se señala el incumplimiento y la correspondiente sanción anda embolatado a nivel oficial, pero gracias a una muy buena fuente tenemos una copia. De esta manera, el Consorcio quedaría inhabilitado pues no se puede presentar quien tenga un incumplimiento en algún contrato anterior (Ver documento 1 y documento 2).
 
¿Cómo habrán hecho los chinos para refundir el memorando que ahora los compromete? El ministro Rengifo, mientras tanto, no ha dicho nada. Cuidado, que no le metan de nuevo otro cuento chino.
 
Ñapa: Al Procurador le llegó una denuncia disciplinaria contra Esteban Santos Rodriguez, hijo del Presidente. Adjuntan trinos de @estebansantos10, acusándolo de participar en política, por lo que, de acuerdo al denunciante, violaría el artículo 219 de la Constituciónpor ser miembro de la Fuerza Pública. (Ver denuncia)