.
Analistas 25/01/2019

Davos 2019: Alerta

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR

Incertidumbre, temor y mezcla de emociones. Davos, Suiza, el marco del Foro Económico Mundial trajo para 2019 una mayor turbulencia para empresarios y naciones. Los 40 CEO de las empresas de telefonía celular en el mundo, por ejemplo, expidieron un preocupante comunicado. Los empresarios de este delicado sector hablaron por primera vez de ética, fake news y la natural preocupación por lo que está pasando con los contenidos.

En otras industrias, las cosas no son muy diferentes. Cada dueño o directivo de compañía hoy se está preguntando para dónde va su industria y cómo los van a afectar las nuevas tendencias de los consumidores, cada vez más llenos de aplicaciones y hábitos digitales. Quien no esté hoy cuestionando su modelo de negocio, en cinco años puede quedar por fuera del mercado.

Las naciones tienen la misma preocupación. Colombia, que ha sido protagonista en Davos por su posición frente a Venezuela, y el anuncio importante de la ciudad de Medellín, tiene un fuerte reto estructural. Nuestra nación tiene oportunidades en turismo, economía naranja, servicios, tecnología, pero estamos dejando marchitar el importante sector industrial, la producción y las grandes fábricas hoy se ven expuestas al fenómeno implacable de China. Los temores por la política económica de China, su posible acuerdo comercial con Estados Unidos y la velocidad de devaluación del Yuan, generan incertidumbre por todas las latitudes.

Los discursos en Davos suenan en algunos casos temerosos y en otros demasiado prudentes y cautelosos. Las proyecciones que entregó el Fondo Monetario Internacional no son halagadoras. La incertidumbre del Brexit, que comenzará a tener luz verde, o no, el próximo martes en el Parlamento de Londres, generan un nivel de incertidumbre global bastante complicado. Si no hay acuerdo que valga, las negociaciones posteriores con la Unión Europea y Estados Unidos van a ser largas, dolorosas y demoradas.

Hay otras naciones como Rusia que sacarán provecho de la incertidumbre global y firmarán muchos más acuerdos comerciales, especialmente con su gran activo que es el gas. América Latina siente que habrá una pronta decisión al interior de Venezuela, pero una reactivación de dicha economía puede tomar lustros o décadas. Brasil y Argentina están en momentos de dura tensión política también, con dramas sociales propios, que impiden que los antiguos protagonistas de Mercosur revivan como los líderes naturales de la región.

En ese marco, el gran reto para el Gobierno Duque es aprovechar la coyuntura e intentar seguir posicionando a Colombia como líder regional, con perspectiva económica de crecimiento y oportunidades para los ojos financieros del mundo. No es fácil reactivar el consumo en algunas industrias, no es fácil tener contento a todo el mundo. Hay críticas razonables por parte de empresarios calificados y las multinacionales, en términos generales, están exponiendo un año 2019 como de transición y de evitar tomar decisiones drásticas, lo que termina decantando en menor inversión en Capex para algunos sectores.

Se podría decir que de las conclusiones de Davos viene un escenario de calma tensa que precede a la tormenta. Tormenta que puede salir mal si los grandes líderes de las potencias no llegan a acuerdos básicos en este cambio tecnológico que esta arrasando sectores completos en cuestión de meses.

No todos están listos para la digitalización de su entorno. Cada cambio trae sacrificios. El planeta entero desde Davos se ve en modo de alerta.