.
Analistas 04/11/2021

Espectro y marginación digital

Jorge Fernando Negrete P.
Presidente de Digital Policy & Law

La conclusión de todos fue: el precio del espectro radioeléctrico impide la inclusión digital de los más pobres, la recuperación económica, la innovación y la competitividad. Durante el Congreso Latinoamericano de Transformación Digital #CLTD2021, el espacio más importante en América Latina para hablar de una sociedad digital, esa fue la conclusión mayúscula.

El comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones, Javier Juárez, señaló que “el espectro radioeléctrico es muy caro y va en contra de la conectividad y la inclusión digital”, “hay que ofrecer certidumbre jurídica” “sin coyuntura política”. Durante su participación, el comisionado Sostenes Díaz fue enfático y contundente en los daños que genera a la conectividad esta práctica recaudatoria. El comisionado Adolfo Cuevas, presidente del IFT, incluso construyó un discurso social y jurídico sobre este tema y, junto con el pleno del Instituto, presentaron una iniciativa dirigida a la Cámara de Senadores encaminada a la disminución del precio del espectro. Un trabajo colectivo ejemplar.

José Juan Haro, director de Regulación y Mercados Mayoristas de Telefónica Hispanoamérica, con una gélida e inesperada franqueza, afirmó: “nos vimos en la necesidad de devolver el espectro por lo alto de los precios en México”. “¿Cómo pasamos de la coincidencia filosófica a la coincidencia en la acción?”

Recordemos los hechos. Movistar México, avisó con tiempo. Todavía, durante el diseño del presupuesto pasado, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Senadores, organizó un foro para revisar el presupuesto, donde venía incluido el precio del espectro radioeléctrico.

La industria en pleno participó y se señalaron las consecuencias de mantener el precio del espectro radioeléctrico más caro de América Latina y uno de los más caros del mundo. El resultado fue que el Senado autorizó un incremento de 6% al espectro, ya de por sí más caro de la región. La consecuencia, una salida inmediata de Movistar, como operador tradicional de telecomunicaciones con infraestructura propia y el abandono de decenas de bloques de espectro en la más reciente licitación de espectro que promovió el IFT. El gobierno sin dinero que recaudar, el espectro ocioso sin usarse y los ciudadanos más pobres desconectados y padeciendo marginación digital.

Señalé en esa ocasión que el Senado de México era el primero en promover una política pública de desconexión digital y era responsable directo de algo mayor: la marginación digital promovida desde el Senado. Expulsaron a una empresa de telecomunicaciones de su función de desplegar infraestructura para conectar, concentraron el sector y le quitaron recursos económicos al poder Ejecutivo. Vaya forma de legislar.

Colombia

Durante el #CLTD2021, también se señaló que los operadores de telecomunicaciones “fueron notificados por el Ministerio TIC de Colombia de una propuesta de renovación de espectro, casi tres veces superior al benchmark regional. Esto contradice el espíritu de la Ley de Modernización TIC que se aprobó en 2019”. “El valor del espectro está en el bienestar que genera para la comunidad”, aseguró Alfonso Gómez Palacio, presidente de Telefónica Hispam, quien detalló que la región tiene una asignatura pendiente en ese rubro. “El mejor recurso para cerrar la brecha digital es la inversión por parte de los operadores”, aseguró.

En el cierre del CLTD, surgió un reconocimiento incuestionable de todas partes de América Latina para el IFT, por el valor de señalar esta conducta recaudatoria. La política de precios altos del espectro margina a los ciudadanos, va en contra de la inclusión digital, revela una intención de violar impunemente los derechos fundamentales de los ciudadanos, pero sobre todo, nos condena al colonialismo y la miseria digital ante otras economías que si comprendieron el valor social del espectro.