El viernes de la semana pasada, el Gobierno del Presidente Iván Duque completó sus primeros dos años de mandato, 731 días en los que hemos trabajado -de manera incansable- en la consolidación de una Colombia con mayor justicia social. Hemos enfrentado grandes desafíos, especialmente acentuados por el covid-19, pero contamos con muy buenos resultados en distintos frentes. Desde la cartera de vivienda, en particular, logramos importantes avances en la provisión de soluciones habitacionales, de agua potable y de saneamiento básico para los colombianos, especialmente para los más vulnerables.

Empecemos con vivienda. “Mi Casa Ya”, un muy exitoso programa que se lanzó a finales de 2015 y que alcanzó a asignar hasta el 6 de agosto de 2018 cerca de 38.000 subsidios, ha sido consolidado en este Gobierno. En dos años entregamos más de 70.000 subsidios, dos tercios de los cuales se asignaron a familias con menos de dos salarios mínimos de ingreso. Este nuevo ritmo de subsidios indujo un nivel extraordinario de ventas de viviendas VIS en 2019, año en el que alcanzamos el récord histórico. Ante la nueva realidad que nos impuso el covid-19, lejos de redefinir a la baja nuestras metas, decidimos intensificar esfuerzos y anunciamos, el pasado 26 de mayo, 200.000 subsidios adicionales para los próximos dos años, para viviendas tanto VIS como No VIS. Desde el anuncio, el ritmo de asignación se ha incrementado notablemente y ya llevamos más de 7.500 subsidios.

Ahora bien, en lo referente a nuestro programa “Casa Digna, Vida Digna”, hemos beneficiado a más de 200.000 hogares, en conjunto con Prosperidad Social y el Ministerio de Agricultura, en nuestras tres líneas de acción: titulación, mejoramiento de vivienda y mejoramiento de entornos. Por último, hemos apoyado la habilitación de más de 5.600 hectáreas de suelo para la construcción de vivienda, con un potencial de más de 312.000 unidades.

En materia de agua potable y saneamiento básico, por su parte, más de 1,3 millones de personas han tenido acceso a agua potable por primera vez y una cifra similar ha tenido acceso a soluciones de alcantarillado. Además, por primera vez en la historia, estamos asignando subsidios directos a los acueductos rurales, lo que nos permitirá no solo garantizar la operación de estas organizaciones, sino generar un alivio importante a las familias del campo en el pago de sus facturas. Con las solicitudes que tenemos radicadas hasta este momento, beneficiaremos a más de 326.000 personas y esperamos llegar a más de un millón en los próximos meses. A esto se suman los 188 proyectos de agua y saneamiento que hemos finalizado en estos dos años de Gobierno, lo que nos ha permitido beneficiar a más de ocho millones de colombianos en 28 departamentos.

El covid-19 impone desafíos adicionales, genera un mayor grado de incertidumbre y retrasa algunos cronogramas de ejecución, pero no doblega el espíritu de la administración pública ni nos quita la posibilidad de seguir construyendo el país que soñamos en el Plan de Desarrollo. Aunque en vivienda y agua nos falta camino por recorrer, no tengo dudas que vamos en la dirección correcta.