¿En qué beneficia la Ocde a Colombia?

GUARDAR

La inclusión de Colombia como miembro número 37 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) no tuvo lugar de la noche a la mañana. Se trató de un proceso de al menos siete años en los que 23 comités distintos estuvieron encargados de evaluar aspectos tan diversos como economía y desarrollo, salud y educación, ciencia y tecnología, medio ambiente y competencia, y gobierno corporativo, entre otros. De camino a su inclusión, que aún está a la espera de la revisión de la Corte Constitucional, Colombia tuvo que alinear su legislación, políticas y prácticas a los estándares de Ocde. Así, vale la pena preguntarnos cuál será el beneficio de ser miembro.

En particular, creo que uno de los principales canales por los que Colombia se beneficia de su membresía se presenta a través de una ponderosa señalización. Vale la pena recordar que la Ocde no solo es conocida como “el club de los países ricos” sino también como “el club de las mejores prácticas”. Así, destaco cuatro poderosas señales cuyo contenido suele ser afín a un mayor atractivo para la inversión directa, impulso al comercio internacional y avances en materia de desarrollo económico.

Primera señal: Convergencia a principios. El propio proceso de inclusión de Colombia trajo por sí mismo beneficios para el país al requerir un fuerte compromiso con la democracia, respeto al estado de derecho y derechos humanos, así como también la adherencia a principios acordes con una economía abierta y transparente. En específico, la alineación a los valores de la Ocde involucró un esfuerzo legislativo y regulatorio en materia laboral, sistema de justicia, gobierno corporativo en empresas estatales, antisoborno y comercio. Tal alineación de políticas llegó a involucrar incluso a la industria química y el manejo residual.

Segunda señal: Acentuada relevancia global y regional. Colombia se convierte en apenas el sexto país emergente en formar parte del organismo multilateral y el tercer país latinoamericano en ser integrado, añadiéndose a México (miembro desde 1994) y Chile (miembro desde 2010). Desde 2016, la Ocde mantiene el Programa Regional para Latinoamérica y el Caribe cuyo objetivo es apoyar a la región en su agenda de reformas en materia de mejora en productividad, inclusión social y fortalecimiento institucional. No obstante, son solo tres los países miembros que pertenecen a la región.

Tercera señal: Mayor exposición a experiencias internacionales. La Ocde cuenta con una robusta colección de herramientas en materia de cooperación internacional basadas en el análisis de experiencias de los países miembros y en el uso de las mejores prácticas. Lo anterior, es especialmente relevante para un país cuya intención sea introducir una agenda de cambio estructural.

Como miembro, Colombia tiene acceso a un relevante foro de discusión y experiencia en materia de política económica y desarrollo y a la asimilación de experiencias de otros países en retos similares a los que enfrenta. Además, se añade el monitoreo constante de metas para mejorar los niveles de desarrollo, diseño y ejecución de políticas.

Cuarta señal: Generación de análisis especializados. Como miembro, Colombia formará parte de los estudios multinacionales e individuales incluidos en reportes, evaluaciones y seguimiento en distintas materias producidos por la Ocde, que van desde lo económico hasta lo social, pasando por la esfera de la salud y la innovación. Colombia es también integrada a las bases de datos e información disponible para usuarios alrededor del mundo en un formato acorde con el comparativo internacional, elemento esencial en los análisis que son materia de evaluación de inversión o comercio.

Dicho todo lo anterior, subrayaría que la señalización es claramente ventajosa, ubica a Colombia en una esfera de percepción internacional distinta y hasta cierto punto exclusiva. No obstante, conviene también destacar que los compromisos y metas como miembro no son vinculantes. Así, los avances en materia de desarrollo, ambiente, sociedad y estado de derecho ligados a la conexión con la Ocde dependen en última instancia del compromiso de las autoridades, empresarios y sociedad colombiana y suponen un esfuerzo continuo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés