Analistas

Imitación: cuando la innovación se enfría

GUARDAR

Aunque copiar las características de un producto o servicio se considera un signo de falta de imaginación y una evidencia de la carencia de ideas innovadoras, algunos estudios han demostrado que no hay nada malo con la imitación y que por el contrario, esta puede ser una herramienta que permite a las empresas mantener a sus clientes contentos y al mismo tiempo les da tiempo para volver a innovar más adelante. 

Esta semana, Apple inició su tradicional conferencia anual para desarrolladores, con una presentación de las mejoras de sus tres sistemas operativos: el OSX para computadores, el iOS para dispositivos móviles (teléfonos y tabletas) y el watchOS para sus relojes inteligentes. La opinión de muchos luego del evento de apertura fue  que muchas de estas novedades que Apple mostró a sus desarrolladores, y que llegarán en los próximos meses a sus usuarios, carecían del toque característico de innovación al que nos han tenido acostumbrados los ejecutivos de Cupertino. una gran mayoría de las nuevas características y prestaciones anunciadas se asemejan mucho a muchas otras que se han podido ver durante los últimos tiempos en plataformas de la competencia.

A diferencia de ciertas compañías chinas, donde un alto porcentaje de su estrategia consiste en imitar lo que otros lanzan, cuando Apple recurre a la imitación normalmente lo hace enfocándose en mejorar la experiencia para el usuario con un determinado servicio o característica de su plataforma y garantizando una integración perfecta con su ecosistema.  Un ejemplo claro de esto es la nueva oferta de “streaming” de música, un nuevo servicio de Apple que compite directamente con líderes de la industria como Spotify y Pandora, así como con la tienda de iTunes, uno de los negocios mas rentables e innovadores en la historia de Apple. Con Apple Music, que no es más que una copia mejorada de los servicios de la competencia, la compañía está trayendo innovación a una unidad de negocio cuyo crecimiento se había completamente estancado.

Un análisis más cuidadoso de la forma estratégica en que Apple y mas recientemente otras compañías en el mundo del internet, planean sus anuncios y lanzamientos podría indicar que el reducir la velocidad en la que la innovación se lleva al mercado es una forma de maximizar ganancias en el mediano plazo. Es lógico pensar que muchas de las funcionalidades que se anuncian este año hayan estado en desarrollo hace varios años y posiblemente hubieran podido ser lanzadas antes,  pero la compañía en su momento, decidió darle prioridad a otras.

El historiador canadiense Benoit Godin sugirió hace unos años que la evolución de la innovación sigue una ruta cíclica que recorre alternativamente etapas de imitación, invención e innovación. Benoit argumenta que la innovación puede verse como el resultado de dos pasos secuenciales que durante varios siglos estuvieron contrastados, la imitación y la invención. El imitar cosas existentes más o menos generalizadas tiene un sentido evolutivo ya que la innovación no puede simplemente surgir de la nada, es un proceso que consiste en recombinar elementos previos para producir algo original, novedoso.

La teoría de Benoit se apoya en que hasta mediados del siglo XVIII, la imitación era bien vista particularmente en el mundo del arte, e incluso desde la misma Edad Media el trabajo de los artesanos era considerado el arte de la imitación de la naturaleza. De acuerdo a Theodore Levitt, uno de los académicos norteamericanos que ayudó a acuñar el término globalización, una empresa crea sus propios equivalentes de imitación de los productos innovadores creados por otros.

Esperar que una empresa presente novedades puramente disruptivas y 100% originales todos los años y que siempre sea la primera en lanzar un servicio o funcionalidad es una exigencia absurda en el ámbito de la tecnología. La innovación requiere tiempo, esfuerzo al mismo tiempo que inversiones multimillonarias, por lo tanto es de esperarse que venga en ciclos y que entre ellos haya períodos donde las compañías tengan que recargar baterías. 
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés