.
Analistas 19/05/2022

Plataformanía

Hernán David Pérez
Socio principal Quartam

El 1 de abril de 1985 en Usenet, una plataforma de intercambio de mensajes en línea soportada por comunicación telefónica, y considerada como uno de los antecesores del internet de hoy, nace The Well, sitio que facilitaba el encuentro de la comunidad de escritores independientes con los lectores de la revista Whole Earth Review. Para enero de 1995, The Well se suma al auge del punto com y abre su primer sitio web en internet, el cual hoy en día se mantiene vigente. La importancia de The Well radica en que es reconocido por ser la primera plataforma digital, y, ser el lugar que inspiró el concepto de “comunidad en línea”.

La historia posterior es más conocida, han surgido grandes comunidades en línea alrededor de plataformas transaccionales, en lo que se denomina la economía de las plataformas o “plataformanía”, y se constituyen en el modelo operativo primordial de grandes compañías globales, y también de compañías colombianas con alcance latinoamericano como Rappi, Habi, Merqueo, La Haus, Platzi y Frubana, que se encuentran clasificadas entre las mayores startups colombianas.

En esencia una plataforma es un lugar donde se conectan diversos grupos de usuarios con intereses complementarios, eliminando las fricciones del mercado y facilitando el intercambio de contenidos, productos y servicios entre ellos. Mientras en la economía de la cadena de valor la creación de riqueza ha estado relacionada con la posesión y gestión eficiente de los activos productivos, en la economía de las plataformas la fuente de generación de valor está en la creación de comunidades integradas por diversos grupos de usuarios y con un alto número de interacciones entre ellos.

Para migrar desde una organización gestionada bajo los conceptos de cadena de valor hacia un modelo de plataforma es importante realizar varias preguntas: (i) ¿Cuál es el servicio detrás de mi producto?; (ii) ¿Quiénes son los grupos de usuarios que podemos involucrar para generar valor?, ¿Qué aportan y que reciben de la plataforma?; (iii) ¿Cuáles son los dolores de cada grupo de usuarios?, ¿Cómo los vamos a solucionar?; (iv) ¿Cuáles son las interacciones clave para crear valor a los usuarios?; (v) ¿Cuál es el diseño del proceso físico y digital?, ¿Cómo integrar la plataforma digital con los sistemas de información de la empresa?; y, (vi) ¿Cuál es el modelo de monetización del negocio?.

Tanto para una empresa nueva como para una empresa tradicional, la creación de una plataforma es un camino abundante en interrogantes, lo importante es reconocer que para los negocios de hoy y del futuro las plataformas digitales son el elemento clave para “revolucionar” la propuesta de valor hacia todos los grupos de usuarios, tanto en el lado de la demanda como en el lado del suministro.

Recomendado: “Aprender de otros es de sabios”, les invito a que escuchen en Spotify el podcast ‘El universo de Truora’, una miniserie donde los fundadores y colaboradores de Truora comparten sus vivencias y aprendizajes en el proceso de creación del negocio y levantamiento de capital para el desarrollo de una plataforma digital orientada a combatir el fraude.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA