Analistas

Café revuelto

GUARDAR

Increíble, pero no termina el debate cafetero alrededor de la Gerencia, que se inició el 26 de agosto del 2009 cuando, los comités de Antioquia, Caldas, Quindio y Cundinamarca votaron en blanco – por primera vez en la historia cafetera- , y a la crisis y se sumaron Risaralda y Huila, hasta la caída del Gerente.

Ahora, cuando el gobierno dejó en libertad al gremio, se armó la debacle, a pesar de que lo asisten derechos legales consagrados en el contrato de administración y en los estatutos.

Todos los comités de cafeteros, muertos del susto del vecino, acordaron abstenerse de ejercer la facultad de postular y dejaron, en manos de la Secretaría General la facultad de recibir la hoja de vida de cuanto colombiano deseara aspirar, renunciando a la escénica institucional a favor de terceros, incluida la Unidad Cafetera.

En segundo lugar esto dio pie para que  se presentarán 18 aspirantes, la mayoría sin ninguna posibilidad, con contadas y notables excepciones, pero apoyados en lo que observaron en estos últimos años, los hacía sentir a todos con capacidad de ejercer el cargo.

La tercera lección  es muy triste para la institución: cuando abre por primera vez la puerta “ de par en par”, para la gerencia, y concurren muy pocos líderes nacionales. Existe muchos preparados y capaces, pero probablemente considerarían desprestigiado el cargo, la misma Institución o, no le vieron relevancia a la actividad para su carrera profesional.

Seleccionados ocho candidatos, fue muy lamentable la inhabilidad frente al estatuto disciplinario de uno de los líderes que más campaña había realizado, así como la reacción en contra de un bloque de   Representantes frente al más claro aspirante a la gerencia, lleno de capacidades y de respaldo, como el que necesitan los cafeteros en estos momentos.

Esta situación concluyó en la terna actual, precedida de mil pronunciamientos de los dirigentes reclamando la independencia del gremio para elegir y atropellando la obligación contractual con el Gobierno. Si ese era el propósito, habría primero que romper el contrato de administración del Fondo Nacional del Café.

Para enredar aún más el panorama, Dignidad- brazo político cafetero del Polo Democrático – presentó candidatos. Muy osados al no tener ninguna personaría, ni derecho legal a reclamar participación. Nadie sabe cuántos son ni cuántos afiliados tienen. Lo que sí es cierto es que es que hoy, casi la tercera parte de los delegados son afectos a esa corriente de pensamiento, lo que hace inaceptable sus reclamos sobre la terna.

Los dirigentes están tan asustados ante la obligación de tener que votar y decidir, lo que nos lleva a pensar  que la próxima vez se elija  el Gerente por voto popular cafetero. 

Mientras tanto la gran preocupación es la falta de preparación del gremio para aceptar el triunfo de un candidato diferente al de sus preferencias. Por esa razón alguien debe liderar un acuerdo político para que, una semana antes se acepte que todos se adhieran al que cuente con mas votos.

Así el Congreso Cafetero del 12 de agosto serviría para aclamar el ganador y celebrar un gran acuerdo de reconciliación cafetera, que definitivamente selle la unión.

De lo contrario hoy los votos pueden estar por terceras partes, y este resultado del escrutinio puede terminar de destruir a la Federación  y todo lo que significa para los cafeteros y para el País.

Todos esperamos que la dirigencia gremial  en esta decisión no pretenda desafiar aún más a un Gobierno que los ha apoyado de manera irrestricta.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés