Analistas

La burocracia del emprendimiento

Hace algunas semanas hablé de los beneficios que pueden traer programas creados por el Ministerio de las Tecnologías de la Información (MinTIC) como Apps.co que, como señalaba, tiene grandes virtudes por su aporte y apoyo a 1.288 emprendimientos, según propias cifras del Ministerio. Sin embargo, preocupa cómo desde hace un tiempo se ha generado una burocracia alrededor de la gestión del emprendimiento, cosa que a mi juicio no genera la dinámica necesaria para impulsarlo de manera adecuada en el país.

Lo primero que debo decir es que en algún momento conocí de cerca el proceso de acompañamiento y mentoría que se hace en el programa Apps.co y desde esa experiencia, con la idea de sumar a la discusión sobre este tema, hago las siguientes reflexiones: es cierto que en cifras todo suena muy bien, hablar de miles o millones de casos atendidos bajo un programa es rescatable y loable en la medida que este es un gobierno que no ha entendido al emprendedor ni los cambios en los mercados; con solo ver el caso de Uber se puede concluir fácilmente el nivel de incomprensión de este campo, pues el Ministerio de Transporte busca acabarlo por una parte, y por la otra, coherente con su misión, MinTIC vela porque eso no suceda.

No podemos desconocer que estamos ante un estado tendiente a la burocracia y esta ha permeado al emprendimiento. Lo primero es que los funcionarios asignados por parte del MinTIC son emprendedores teóricos que ejercen una mentoría sin haber pasado siquiera por alguna de las situaciones que tiene que padecer un emprendedor a la hora de generar una idea -disruptiva o no- y sobrevivir al mismo tiempo, por lo que para quienes están en el papel de consejeros es muy fácil ver el toro desde la barrera.

Estos teóricos del emprendimiento son grandes pensadores, pero están guiados por reglas de contratación y ejecución contractual, público que desconoce el ecosistema emprendedor y cada una de sus particularidades lo que no les permite ofrecer lo que requiere un emprendedor que busca espacios para crecer y dirigir sus esfuerzos a lograr su primera venta. Los emprendedores se pierden entre informes y formalismos que lo que hacen es ocupar horas valiosas y que terminan por desestimular y abrumar al emprendedor que busca en el apoyo del estado una salida, pero que termina entrando innecesariamente en un laberinto.

Solo aquellos emprendedores testarudos, persistentes, capaces de luchar contra toda corriente son capaces de superar las barreras burocráticas y sumarse para engrosar el número de casos de éxito de las estadísticas del MinTIC, si tan solo se cambiara tal concepción. Entiendo que el Ministerio está tratando de llevar a algunos grandes emprendedores a que sean una especie de «supramentores» en el programa de Apps.co; aunque es un avance, no es suficiente, pues el exceso de ritualismo en la ejecución del programa ha hecho que buenos y exitosos emprendedores -que no tienen la visibilidad de algunos- salgan corriendo por el exceso de burocracia a la hora de hacer una mentoría.

¿Cómo tener éxito entonces? Lo primero es convencerse de que el emprendimiento es una vía de inversión de recursos y no un mal gasto en una política en la que no se cree, por lo que es necesario, entre otras cosas: dotar al programa de personería jurídica y capacidad de contratación en derecho privado que le dé mayor dinamismo a los proyectos; contar con personal emprendedor del sector real para que los procesos no se enfoquen exclusivamente en llenar informes de labores y, finalmente, apoyarse en la renovada Asociación de Emprendedores de Colombia, quienes podrán transmitir las experiencias y conocimiento real de los emprendedores y la mejor forma de ejecutar los recursos que se le asignen al programa, presentar las verdaderas necesidades de los emprendedores colombianos de manera que el acompañamiento de estos programas pueda generar un verdadero valor agregado a las buenas iniciativas.