.
Analistas 20/12/2021

¿Quincena = Cuarentena?

Germán Eduardo Vargas
Catedrático/Columnista

La cuarentena no fue tan disruptiva como pronosticaban; igual, en medio de la aparente recuperación económica, el crónico sabotaje estructural seguirá agravando todo, según varias ‘Predicciones Escandalosas’ de Saxo para MMXXII.

Dicha cifra encadena evidentes repeticiones. Para empezar, la recesión fue declarada en 2020 (MMXX), guarismo que descompongo en díadas, 20 + 20, que totalizan una cuarentena: igual, sin poderes adivinatorios, convengamos que la antigua normalidad era tan aberrante e insostenible, como la nueva.

Entre tanta numerología, econométrica y epidemiológica, perdí la fe en la tecnocracia porque degradó al humanismo, no revolucionó la seguridad social y tampoco liberó las patentes. Inevitables hipótesis, aquel apocalipsis era ficticio o predomina la indiferencia respecto a si nuestra especie padece, y desaparece.

Verbigracia, ignorando la promoción de la *con-ciencia*, apostaron todo a las vacunas -en detrimento del tapabocas-, e insisten en desafiar a la biología propiciando la emergencia de mutaciones. Todo por no clausurar un vanidoso modelo económico que también frustrará el “plan para acabar con los combustibles fósiles”, usando la excusa de la inflación: el mismo chantaje que, en relación con el salario mínimo, desmitificó el reciente Nobel de Economía.

Variante de cuarentena, la tiranía (y alienación) de la *quincena* seguirá imponiendo trabajos forzados, en oficios ajenos a la vocación y organizaciones donde las relaciones son tóxicas, durante dos tandas de 40 años, pues la biomedicina habrá extendido la expectativa de vida, y la edad productiva.

Contemplando estos absurdos, y las decepciones del iluso o efímero éxito, cumplí mi cuarentena contrastando orgullos, vergüenzas y lamentos. Sucedió un atípico 12-11-21 que prometía ser mágico porque se repite al revés, dado que concatena 2 triadas idénticas a la tercera línea del Triángulo de Pascal, 1-2-1, que es igual a la potencia cuadrada de 11; además, 121121 equivale a la suma de los cubos de 33 y 44, y la resta de los de 66 y 55 (capicúas consecutivos).

Pero el Gran Confinamiento no logró en la modernidad lo que la Crisis Medieval, y de la Mediana Edad, inspiró en Dante (Divina Comedia, Infierno-Paraíso). Por eso no renació la socialdemocracia, que fue concebida desde la década del 40, para contrarrestar las causas y los estragos de la II Guerra Mundial.

Impenitente, la Gran Renuncia tampoco resolvió el Síndrome de Burnout. Aunque los eventos traumáticos invitan a desactivar el piloto automático, para replantear los significados, propósitos y valores vida-trabajo, esa pausa es un privilegio que acaso pueden permitirse quienes reciben quincena, mientras que la mayoría permanece en cuarentena económica, aislada por el desempleo y contagiada por el rebusque.

A diferencia del Patito Feo, la narrativa socioeconómica no es redentora; la desindustrialización y la deslocalización precarizaron el envejecimiento entre el fracaso, el abandono y el olvido. Paradojas en época de promesas fallidas, que nos condenan a repetir la historia, desperdiciamos la oportunidad tras la crisis covid, tal como ocurrió con la «.com», Enron, 11-S y Gran Depresión.

Para 2022, «reconocer», «yo soy» y «somos»: 3 palíndromos para la humanidad en comunidad.