.
Analistas 24/10/2021

Retos del Calentamiento Global

Germán Bolívar-Blanco
Analista y consultor

Todavía no terminamos de resolver la que para muchos ha sido la crisis más grande reciente de la humanidad, ocasionada por el temible coronavirus con todas sus intimidantes mutaciones, sin caer en cuenta todavía la gran mayoría, que enfrentamos hace décadas la amenaza con mayor trascendencia e impacto de la era moderna, el calentamiento global y sus desastres naturales.

Para nadie es secreto que la frecuencia e intensidad de lluvias, inundaciones, sequías, incendios, tempestades, sunamis, huracanes y así, junto a niveles sin precedentes de extremo frío y calor, están presentes en todas las geografías; donde por ejemplo en la poderosa Alemania, recientes desbordamientos de las cuencas sobrepasaron cualquier capacidad en el manejo de las aguas.

Al respecto un asunto que increíblemente aún genera demasiada controversia es sí verdaderamente se ha incrementado la temperatura terráquea y peor aún, si este ha sido un proceso de degradación causado por la intervención humana, vale decir con origen antropogénico, lo cual se ha evidenciado en la postura delirante y carente de toda consciencia y lógica de Trump y su especie.

El punto central es que tanto estamos dispuestos a trabajar proactivamente para mitigar los riesgos asociados al calentamiento, donde el aspecto crucial que subyace a esto tiene que ver con que nivel de tolerancia y medidas del caso respecto del incremento aceptado y razonable de la temperatura desde la época preindustrial, de máximo 2° Celsius según el Acuerdo de París que intensificó las acciones e inversiones para un futuro sustentable con bajas emisiones de carbono.

Sin embargo, la voz de alarma emitida en junio pasado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre el 40% de probabilidad que la temperatura global media anual alcance temporalmente 1,5° C sobre el nivel preindustrial en los próximos cinco años, siendo ya 1° C, es una señal crítica, de ahí el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC) identificó los 1,5° C como el punto de inflexión clave más allá del cual aumentará drásticamente el riesgo de sequías extremas, incendios forestales, inundaciones y escasez de alimentos, siendo entonces neurálgico mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5° C.

Para el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, "Estas son más que estadísticas; el aumento de las temperaturas significa más hielo que se derrite, niveles del mar más altos, más olas de calor y otros eventos meteorológicos extremos y mayores impactos en la seguridad alimentaria, la salud, el medio ambiente y el desarrollo sustentable", de ahí dijo, "el mundo necesita acelerar los compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y lograr la neutralidad de carbono".

Por esto la OMM y el Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente PNUMA junto al IPCC lanzaron en 2019 un documento para los responsables de políticas, sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 º C donde nuestro país se destaca como líder regional en su implementación. Congratulaciones.