Analistas 30/07/2020

Relocalización, una oportunidad

La coyuntura actual ha llevado al sector empresarial del mundo a identificar nuevas estrategias para hacer frente a los efectos de la pandemia en las cadenas de abastecimiento. Esto ha puesto de manifiesto al nearshoring como una alternativa a evaluar, con el fin de reducir costos, tiempos, distancias, maximizar la eficiencia de las operaciones y de negocio y reducir las barreras de la deslocalización tradicional.

En ese contexto, Colombia es un destino ideal para mitigar los riesgos que trae consigo la nueva dinámica del comercio internacional: se ha destacado por mantener una estabilidad política y una solidez en sus instituciones; cuenta con un Gobierno que adelanta importantes reformas en beneficio de la llegada de inversión; está en una ubicación geográfica estratégica y cercana a los centros de producción y consumo de las grandes empresas; y cuenta con acuerdos comerciales que brindan acceso preferencial a más de 1.600 millones de consumidores, lo que nos posiciona como una plataforma exportadora.

En conjunto con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, apostamos por importar exportadores, para que las empresas que se instalen en nuestro territorio contribuyan al crecimiento del tejido empresarial y exportador. Esto a través de un ejercicio de promoción de atracción de inversión que llevamos a cabo desde ProColombia y bajo la estrategia CO-nectados, hemos contado con la labor activa de la Cancillería y las embajadas para presentarle a los empresarios del mundo el portafolio de posibilidades que ofrece Colombia.
Esta estrategia es parte fundamental del plan de reactivación económica Compromiso por Colombia, cuya meta es atraer para 2022 inversión extranjera por US$11.500 millones.

Ya identificamos 100 empresas ancla con potencial de instalarse en nuestro territorio. Con estas medidas, más el trabajo en equipo con los gremios, las entidades de Gobierno y las regiones, esperamos que en los próximos dos años se establezcan en el país 50 compañías de este tipo.

Para 2020 teníamos proyectado atraer cuatro anclas inversionistas, que son el tipo de empresas que tienen reconocimiento internacional y cuya presencia y operación contribuyen al crecimiento del país y su tejido empresarial, como proveedores y aliados. A junio hemos logrado certificar 15, entre iniciativas que impulsarán el sector agroindustrial y de alimentos, prestación de servicios empresariales, telecomunicaciones y TI, energías no convencionales, infraestructura de obras civiles, turismo, envases, entre otros.

Estas empresas hacen parte de las 103 iniciativas que hemos facilitado en el mismo periodo y con inversiones por más de US$5.648 millones y que estiman generar 35.500 empleos. Monto que representa un aumento de 18% frente al mismo periodo de 2019.

Para continuar nuestra labor de promoción llevaremos a cabo de manera virtual, entre el 7 y 9 de octubre, el Colombia Investment Summit, el encuentro de inversión extranjera directa más importante del país, donde le presentaremos a inversionistas de todo el mundo las ventajas competitivas de Colombia como destino para sus estrategias de nearshoring y offshoring.

Como nación estamos llamados a ser optimistas y hacer de las dificultades, oportunidades. Somos miembros de importantes mecanismos de integración regional como la Alianza del Pacífico, ProSur, y hace un par de semanas asumimos la presidencia Pro Tempore de la Comunidad Andina de Naciones, lo que abre un espectro de posibilidades para fortalecer el comercio intrarregional, propiciar encadenamientos productivos y para el nearshoring, aprovechando el tamaño de nuestro mercado y el de la región.