.
Analistas 21/12/2021

El turismo despega

Flavia Santoro
Presidenta de ProColombia

La industria turística en Colombia siempre ha encontrado oportunidades en medio de situaciones complejas. Por eso, asumimos el aislamiento que trajo la pandemia como una oportunidad de alistamiento. En particular, desde ProColombia centramos nuestros esfuerzos en brindar un acompañamiento oportuno, efectivo, eficaz y empático a nuestros empresarios. Desde luego que ellos hicieron lo propio con su valentía, coraje y resiliencia.

Todo este acompañamiento de ProColombia y de las más altas instancias del Gobierno Nacional, de los gremios y de las regiones, se ve reflejado en acciones concretas en favor de la industria. Por ejemplo, un factor esencial para la recuperación ha sido el ritmo acelerado de vacunación en el país, que se traduce en cifras muy positivas.

Desde luego que la bioseguridad también juega un papel preponderante en todo este esfuerzo de reactivación. En este sentido, Colombia fue el primer país de la región en lanzar un sello de bioseguridad, “Check in certificado, covid-19 bioseguro”, el cual cuenta con el respaldo de la Organización Mundial del Turismo y del World Travel & Tourism Council. Entre aeropuertos, aerolíneas, prestadores de servicios turísticos, atractivos turísticos, y empresas pertenecientes a otros sectores, ya son 962 organizaciones certificadas.

Un tercer elemento de todo este engranaje es la conectividad aérea internacional. Durante este año se han anunciado 35 nuevas rutas aéreas internacionales directas, es decir el doble que en el 2019. Y ya han entrado en operación 33 de ellas. Además, ya recuperamos 90,7% de las sillas que teníamos antes de la pandemia y 87,9% de las frecuencias.

Ahora bien, nos hemos tomado muy en serio la consigna que creamos de pasar del aislamiento al alistamiento, o ahora de la reactivación al crecimiento. Por eso hemos identificado factores que influyen en la toma de decisión del viajero en esta etapa que estamos viviendo tras casi dos años de pandemia.

El primero de ellos es la sostenibilidad. De acuerdo con un reciente estudio de Ipsos, 65% de los turistas quiere que se priorice el cuidado del medio ambiente en una futura recuperación económica tras el covid-19. Así mismo, según reveló un estudio de Wttc, 73% de los turistas elige las marcas que hacen la diferencia en términos ambientales. Y 58% de las firmas es más consciente de la necesidad de cuidar del medio ambiente.

Con esto en mente, el Gobierno Nacional ha registrado avances muy importantes que hacen que nos destaquemos en esa materia. Por ejemplo, somos uno de los primeros países del mundo en unirse a la Coalición para el Futuro del Turismo, creada por organizaciones internacionales como Green Destinations, Tourism Cares y The Travel Foundation, entre otras. Y somos uno de los 12 países que tiene una política en favor de la sostenibilidad, lo que es un verdadero lujo que tenemos que aprovechar.

Somos conscientes de que aún hay oportunidades por capitalizar. Una de ellas es fortalecer el vínculo entre la tecnología y el turismo. Es muy importante que las pequeñas y medianas empresas turísticas den un salto tecnológico para aumentar su propia competitividad y, por ende, la del destino. Debemos apuntarle a que la adopción de herramientas tecnológicas sea un elemento transversal a la compra, a la experiencia y al acceso, cuando de turismo se trata.

Todo este paquete de acciones concebidas para potenciar la industria e impulsar la llegada de viajeros internacionales de alto gasto a nuestro territorio, se complementan a la perfección con la reestructuración de nuestra oferta en seis regiones turísticas.

Esta iniciativa es producto del trabajo conjunto de todos los actores del sector y responde precisamente a las nuevas tendencias de los viajes a nivel global, como son las estancias más largas, los destinos sostenibles y la generación de un impacto positivo.

Finalmente, estamos viendo un incremento por concepto de divisas, pues según el Banco de la República entre enero y septiembre de 2021, se registraron más de 1.916 millones de dólares por pasajeros y viajes, lo que representa un incremento del 17,8% respecto al mismo periodo de 2020.

Cuando el turismo despega, lo hacen también la economía y el empleo. Son muchas las variables que se imponen a la actividad productiva por efecto de las variantes, las restricciones y los requisitos, sin embargo, Colombia ha sabido adaptarse y, gracias a una alta vacunación, además de tener un sector líder en bioseguridad y competitividad en costos frente a otros destinos, tenemos la oportunidad de lograr un mejor despegue, más sostenible y próspero.