Analistas

¿Por qué fracasan los organismos de integración?

GUARDAR

Como bien lo aceptó el presidente boliviano, Evo Morales, hace un tiempo, “Unasur está en crisis”. Esta no es la única organización latinoamericana que se encuentra atravesando tiempos difíciles. La crisis económica de Brasil y Argentina no ha dejado despegar Mercosur, la OEA cada vez es más inoperante con gobiernos totalitaristas, el Petrocaribe se enfocó en ser un plan de subsidios de Venezuela a sus amigos del caribe, la Comunidad Andina es un despilfarro burocrático y la Cepal no representa ningún avance tangible para sus miembros o los ciudadanos.

A pesar de que Sudamérica tiene todos estos proyectos de integración, son tan disímiles unos de otros, y es por esto por lo que ha sido difícil una integración tipo Unión Europea.

Los europeos se dieron cuenta, luego de darse plomo y después de muchas guerras, que había que evitar ese estado de incertidumbre y se convirtieron en un ejemplo. Primero fueron seis, luego 12, después 15. Primero un mercado común del carbón y del acero, luego una comunidad económica, después una moneda en común. Ellos nos dan un ejemplo de cómo culturas tan distintas, como Portugal y Suecia, España y Polonia, Alemania y Grecia pudieron unirse.

Hay dos razones por las que estos organismos terminan inoperantes y fracasan. En primer lugar, los intereses de las súper potencias. China, Estados Unidos, Japón, la Unión Europea, entre otras, tienen una clara ventaja cuando negocian.

Sin embargo, al momento en que encuentren un bloque de países organizados y negociando en conjunto, los beneficios serían mayores. Con la naciente Alianza del Pacífico, se espera poder llegar a esos niveles de entendimiento. Hoy en día, Colombia, Perú, Chile, hasta México, ruegan por firmar un TLC. Sin embargo, si nosotros trabajáramos conjuntamente, podríamos obtener mayores réditos.

Si en verdad hubiese una probabilidad de negociar como bloque, nuestras decisiones impactarían fuertemente el mercado global. Esto nos daría el poder de negociar de frente y no de recibir tratos que les conviene a los países del primer mundo. En segundo lugar, ha sido imposible crear una organización regional que perdure y sirva, por los gobiernos extremistas en varios países.

Cuando hay gobiernos totalitarios, antidemocráticos y que no respeten la propiedad privada, será imposible la cooperación entre naciones. Las condiciones ideales para que un grupo de países logre cooperar es que haya gobiernos, con una política fiscal sensata y con políticas de Nación, mas no de Gobierno.

Es por esto por lo que la Alianza del Pacífico se erige como la organización de países más sensata y con mayor futuro en la región.

Hoy en día, la Alianza del Pacífico es el proyecto más serio y ambicioso que se está gestando en Latinoamérica. Del éxito de este organismo dependerá la posible integración que tanto se ha soñado en las Américas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés