A raíz de la pandemia ha adquirido especial relevancia el análisis del desempeño del sistema inmunológico frente al coronavirus. Este sistema es quizás el más complicado de todo el cuerpo humano, caso aparte del cerebro y sus neuronas que es el más complejo. Tiene forma de red de células y moléculas absurdamente intrincado y enmarañado, que nos protegen contra los peligros de los virus y otros microbios.

Pero, algo inquieta a los profesores de biología, que no son inmunólogos especialistas. La palabra inmunidad les genera muchas dudas cuando los especialistas la usan. En teoría el sistema inmunológico es el que responde a los patógenos, o agente infeccioso, produciendo anticuerpos y procesos de células defensivas. Esto significa estar protegidos de infecciones cuando el funcionamiento del sistema es adecuado, pero muchas veces no existe inmunidad total en el sentido exacto del término. Depende que tan efectivos y numerosos sean los anticuerpos y las células.

La inmunidad se estudia por las dudas que existen de su efectividad y ahora por conocer cómo ha funcionado el sistema inmunológico frente al frente el covid-19, analizando los diferentes grupos de afectación por personas. ¿Algunos podrían infectarse nuevamente?. Entonces, ¿la pandemia duraría muchos años sin ser erradicada? ¿Podría un sistema de vacunación funcionar?. Todas estas son preguntas que están en la palestra.

La inmunidad total sería el final del coronavirus como ocurrió con la varicela, el sarampión y muchas otras enfermedades que fueron erradicadas. Pero podría no funcionar en otros aspectos, por ejemplo, no tenemos conocimiento aun de cómo podría ser el comportamiento del sistema inmunológico en una segunda oleada, que se espera para este próximo trimestre.

Los estudios muestran el comportamiento del sistema inmunológico con su potente vitamina D, hormona esteroide, frente al virus, también la efectividad de las vacunas y cómo afecta la vida. Los virus causarían muchas muertes al expandirse hasta que todo el mundo este vacunado o infectado y pueda entonces desaparecer. Serían los escenarios posibles.

Los científicos buscan explicaciones rigurosas y reducen las incertidumbres en este aprendizaje colectivo y así evitar especulaciones. La complejidad de la fisiología del cuerpo humano va a requerir varias clases de vacunas y tratamientos específicos para las diferentes maneras de afectar el cuerpo humano. No hay un patrón común para todos los pacientes. Se van a requerir vacunas especializadas para cada caso, lo que hará difícil un mercadeo masivo.

Por eso es clave estudiar como ataca a cada persona y como impacta sus pulmones, su sistema nervioso, su sistema renal, su sistema sanguíneo o su corazón. Hay diferencias importantes en el impacto a cada aquejado por el coronavirus. ¿Cuáles son las verdaderas causas de las muertes? En muchos casos el virus no es el causante directo de las muertes. Si no el impacto del virus en algún sistema u órgano. Por eso, los esfuerzos que se hacen para entender la pandemia incluyen definir los tratamientos necesarios.

Hay que conocer a fondo el tema para ver exactamente cómo será el proceso de apertura total de escuelas, universidades y muchas actividades de conglomerados que interactúan con mayor peligro de la expansión del virus. Todos quieren saber la realidad de esta pandemia que ha afectado el mundo entero.