.
Analistas 19/08/2021

Deuda con ordenamiento territorial

Eduardo Verano de la Rosa
Exgobernador del Atlántico

El ordenamiento territorial no ha recibido el impulso que se pactó en la Constituyente, y presenta poco avance. Se ha estancado la organización del Estado Regional que debe buscar un manejo económico justo, respeto al medio ambiente y la construcción del país soñado.

Hay que destrabar la regionalización y asegurar su éxito. En contraste, el manejo del país se ha recentralizado. Los departamentos ubicados en las costas se desarrollan cada vez menos.

La concentración exagerada del poder del Estado y administración de los recursos en la Nación impide un desarrollo equitativo y equilibrado.

El país está lleno de inequidades, hay zonas económicamente más fuertes y prósperas, otras mejor ubicadas y con recurso naturales. Pero, hay zonas pobres y sin recursos. Lo importante es subsanar el desequilibrio normal en cualquier país.

No es suficiente la organización institucional del país. Es clave garantizar a todos los recursos para mantenerse y desarrollarse. Si no los generan, deben recibir compensaciones para sus competencias.

Su base productiva es la base gravable para generar ingresos. Si su actividad económica es pobre debe ser compensado con fondos especiales que garanticen ingresos a todo el país.

En Colombia hemos construido un modelo de desarrollo contrario. Nos apartamos de las costas, desde la época de la sustitución de importaciones de los años 60. Se construyó un importante aparato productivo en el centro del país a 1.000 km de los puertos, y hoy esa ubicación no sirve para competir en la economía internacional. Se desbordó el crecimiento de Bogotá, con 10 millones de habitantes y lejos del mercado internacional.

Sin embargo, hasta las carencias están concentradas en las costas y el mapa de pobreza coincide con los de violencia, narcotráfico y actividades ilícitas.
Desarrollo económico y político sin recursos, decía Núñez, es una ficción. No se generará ni equilibrio ni desarrollo. Por eso la Constituyente diseño el Sistema General de participaciones basado en las Necesidades Básicas Insatisfechas para que las zonas más pobres reciban mayor volumen de recursos y lograr equidad. No se utilizó el término de transferencias porque no son un regalo del Gobierno central, que solo recauda ingresos que le pertenecen a todo el país. Los impuestos robustos como renta, venta, y aduana, los recauda la nación, pero no son su propiedad, son del país.

En Alemania, las Landers reciben directamente una porción del impuesto a la venta, logrando un desarrollo fantástico de las regiones alemanas. Contrasta con Colombia y su diseño perverso, porque el Estado Central se queda con el lomo fino y reparte solo el hueso hacia la periferia. Los departamentos viven de antiguos impuestos coloniales al vicio como el licor y los cigarrillos.

La Unión Europea son países dispares, unos ricos y otros pobres. Utilizaron como mecanismo de igualación un fondo de compensación. Los países ricos como Francia, Alemania, Italia construyeron una red de carreteras y trenes de alta velocidad a los países pobres de Europa. Así impulsaron un crecimiento económico del continente basado en el turismo.

Nuestro país ha fortalecido su desarrollo institucional en Bogotá. El máximo símbolo del centralismo es que hasta los institutos que manejan los puertos y la pesca están en Bogotá.