Analistas 07/07/2020

In memoriam de Asdrúbal Baptista

Toda su vida fue un auténtico scholar, gran profesor e investigador con notable equilibrio, generosidad y honestidad. Reunió la afortunada condición de economista y abogado. Máster en economía con la tesis “Recursos de crecimiento en la economía venezolana: 1950-1967” en la Universidad de Kent (UK). Doctor en economía y Doctor Honoris Causa de varias universidades, entre ellas su alma mater, la Universidad de los Andes de Mérida, Venezuela. Fue fellow en Oxford, Harvard y Brown.

Profesor de la Universidad de Cambridge, director del Banco Central de Venezuela bajo la administración Caldera y ejerció la difícil tarea de Ministro de Estado para la reforma económica de 1994. Miembro fundador de la Academia Nacional de Ciencias Económicas de Venezuela y su presidente, profesor del Iesa (Instituto de Estudios Superiores de Administración, Venezuela). Miembro correspondiente de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas.

Cuatro de sus obras han enriquecido el pensamiento de la economía política y la teoría del desarrollo en el ámbito latinoamericano e internacional, cuyo estudio son un legado para las nuevas generaciones.

La primera, Los Límites De La Economía Política: Consideraciones acerca de una ciencia histórica (1996), analiza el pensamiento económico basado en lo que llamó la idea; la entelequia; el objeto; el saber absoluto.

En el libro se descubre la idea de lo económico, los antecedentes de la economía política, el orden natural, se determina el ámbito de la economía política y se analiza como disciplina autónoma, aborda sus temas claves, como la cuestión del valor, la renta de la tierra, la distribución del excedente, y los límites de la ciencia histórica de la economía política.

La segunda, La Teoría económica del capitalismo rentístico (1997, 2010), editada por el Banco Central de Venezuela, tiene validez para los países que adoptaron el modelo minero-energético, es un análisis de la renta petrolera venezolana, su origen y destino y los límites para la acción del Estado dueño del subsuelo.

Distingue dos planos del Estado en el capitalismo rentístico: por una parte, como un agente económico privado en el ámbito del mercado mundial y, por la otra, como agente de suyo “político” dentro de la estructura nacional, cuando asume la función de gran distribuidor de la renta petrolera. Muestra la dificultad de la acumulación sostenida de capital y el aprovechamiento productivo de la renta internacional, así como las condiciones de su parálisis.

La tercera, Bases Cuantitativas de la Economía Venezolana 1830-2008 (1997, 2006, 2011), es una obra monumental que lleva cuatro ediciones. En el prólogo de la edición de 2006, el padre de la macroeconomía histórica, Angus Maddison, hace un elogio. “Podemos disponer de una visión contra factual de la historia de Venezuela, análoga a la que propuso Robert Fogel para explicar el papel de los ferrocarriles en el desarrollo de los EE.UU. y por la cual le dieron el Premio Nobel.”

La cuarta, Suma del pensar venezolano (2011 y actualización), apoyada por la Fundación Empresas Polar, que versa sobre el pensamiento venezolano acerca de Venezuela, la vida venezolana en lo que significan sus arreglos sociales y culturales, económicos políticos, que debía ser presentada el 16 de junio en la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, la cual yo tenía el honor de comentar, ceremonia que hubo de suspenderse por los problemas de salud y el inesperado fallecimiento de Asdrúbal.

Haremos un homenaje a Asdrúbal para de nuevo reconocer sus calidades humanas y méritos académicos y socializar su obra. Obtuvo la nacionalidad colombiana en ceremonia que contó con nuestra asistencia en la Cancillería en marzo 10 de 2020 y tenía el proyecto de radicarse en Colombia.
Damos nuestras sentidas condolencias a su viuda Cecilia Hortencia Vetencourt, que siempre acompañó su vida y obra y veló por su bienestar y salud.