.
Analistas 16/02/2021

Hacia una economía inclusiva y digital

La llegada de la pandemia nos ha planteado una serie de retos y oportunidades que han cambiado nuestro estilo de vida, la forma en la que trabajamos e incluso como interactuamos entre nosotros. Ha sido en este contexto, en el que la transformación digital ha cobrado un papel fundamental en el desarrollo económico en muchos países, permitiendo no solo que se generen nuevos tipos de empleos - de manera remota y a través de aplicaciones móviles- sino que también millones de personas ingresen a la economía formal a través de la bancarización digital.

En América Latina cerca del 60% de la población aún no tiene productos financieros con entidades bancarias[i]. Sin embargo, se estima que 220 millones de personas se integrarán a la economía formal en los próximos años[ii]. Frente a este escenario, industrias, bancos y Fintechs tienen un rol clave para contribuir con la inserción de este grupo a través de la bancarización, pues es claro que la transformación digital es la herramienta clave que permitirá dicho avance, generando más oportunidades de empleo e incluso ahorro y optimización del manejo de efectivo.

En países como Perú, Colombia y Ecuador la transformación digital está relacionada con la medida en la que incrementa el alcance a la economía formal por parte de la población. Hoy, vemos que esto es una realidad con el aumento en el uso de smartphones y la necesidad de las personas por generar y proveer empleos desde el ámbito digital, sobre todo en esta coyuntura. Es así como vemos que muchos puestos de trabajo se han adaptado, implementando canales de pago digital e incluso con la creación de negocios que existen 100% de manera virtual.

De acuerdo con la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico y el Observatorio de Comercio Electrónico 2 de cada 10 colombianos con acceso a Internet hacen compras en línea, es decir el 19% de esta población del país. En esa línea, el crecimiento de los pagos electrónicos en los últimos meses no solo abre nuevas oportunidades de negocios para las personas y empresas, sino que aporta al desarrollo de una mejor economía, permiten inclusión y educación financiera a personas que no tenían acceso a ella, generan más oportunidades de empleo, permiten un crecimiento económico importante, y un ahorro significativo.

Una de las principales tendencias financieras que trae la digitalización es el open banking, una nueva forma de conectividad donde los bancos y las Fintechs comparten información para innovar más profundamente y alcanzar una economía totalmente conectada. Por ello, es fundamental el papel de las Fintechs, ya que ellos trabajan con las entidades financieras para llegar a las personas no bancarizadas, facilitando cuentas virtuales a través de monederos electrónicos, como punto de partida para generar flujo de transacciones.

Estamos entrando a la quinta revolución industrial, probablemente la más acelerada que hemos vivido. Los efectos de esta revolución tanto en la economía global y regional, como en el desarrollo humano son diferentes a las anteriores debido a la rapidez con la que se vienen dando los cambios.

No hay duda de que en 2020 avanzamos de manera exponencial respecto a años anteriores en temas de digitalización - en Citi desarrollamos diferentes herramientas que nos permitieron un aumento de 122% en activaciones en la plataforma de banca digital desde marzo del año pasado- y se espera que de cara al cierre del 2021 estemos hablando de una Región mucho más digital.

[i] Promedio Regional de datos de banco centrales.
[ii] Reporte Citi Digital Money Índex