Analistas

Guerra contra el progreso

La reforma tributaria va a clavarle varias estacas al progreso que Colombia ha logrado en los últimos años en el campo digital.

Si nadie revalúa los gravámenes a la tecnología, antes de que el Congreso apruebe la reforma a las patadas, las consecuencias serán nefastas. 

Pareciera que quienes elaboraron estos puntos vivieran en la era de la piedra. ¿Será que no saben qué es la tecnología, para qué sirve y lo mucho que contribuye al desarrollo de un país? Entre otras cosas, podría mejorar sustancialmente el fallido sistema de recaudo colombiano, que en realidad es nuestro gran problema de fondo, y no los ‘pocos’ impuestos que nos cobran. 

Tristemente, tan solo dos personas están dando la pelea para exponer la torpeza e incongruencia de esta reforma en el campo digital, el representante del Centro Democrático, Fernando Hoyos; y su copartidario, el senador Iván Duque. ¿Será porque no genera votos ni promete el reparto de jugosas mordidas?

La semana pasada, Hoyos, cual Quijote, expuso temas muy preocupantes en la comisión segunda de Cámara, mientras que @IvanDuque publicó un video en su cuenta de Twitter que debería prender varias alarmas (bit.ly/IDuque).    

Por ejemplo, el gravar con un IVA de 19% la educación a distancia. Colombia es uno de los países con más estudiantes a distancia en el mundo (décimos en la plataforma Coursera, es decir, medio millón de personas). La reforma también busca gravar textos digitales y bases de datos. El chiste se cuenta solo.

Según un informe del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic),  52% de los usuarios que descargan aplicaciones móviles las usan para temas educativos.

Aunque Colombia ha dado pasos de gigante en el mundo de la tecnología, aún le queda un largo camino por recorrer, como masificar la banda ancha. La reforma le mete un impuesto de 5% a ese servicio. 

Ministro Cárdenas, ¿por qué quiere frenar el desarrollo tecnológico? Con una tendencia al alza de colombianos que tienen ‘smartphones’, a través de los cuales se construye igualdad, ¿por qué un IVA de 19% a los que cuesten más de $650.000? 

El éxito de las sociedades se ha sustentado sobre la pujanza de la clase media. Es ésta, sin embargo, la que resultará más afectada por los gravámenes de la reforma a la tecnología. 

El impuesto de 4% a la navegación móvil (plan de datos) más el aumento de 3 puntos del IVA es otra torpeza más, ya que en vez de incentivar a una ciudadanía a estar más conectada, la aleja de lo digital. La explicación al respecto que Cárdenas le dio a Blu Radio fue un galimatías que solo entendió él.

En Colombia tenemos más de 80.000 emprendedores, personas dedicadas a desarrollar aplicaciones para facilitar nuestro día a día. La reforma amenaza con afectarlos severamente de manera indirecta, al reducir su mercado.   

Un país en vías de desarrollo no debe ponerle palos en la rueda a la tecnología, ya que es una herramienta imprescindible para la prosperidad. Por más florituras y explicaciones técnicas, Cárdenas nos está ofreciendo un plan para quitarnos competitividad a nivel mundial. De estar tratando de emular a un país como Singapur, vamos a pasar a igualarnos con Bolivia. 

Ojalá Hoyos y Duque logren aunar más apoyo, y que sus cuestionamientos no se queden en una lucha de ellos contra el molino de viento. Está bien que tengamos una guerra contra las drogas, contra la corrupción, pero por favor, no contra el progreso. Esto, señor Ministro, no es pensar en grande, como ha pedido el presidente Santos que hagamos. Es no pensar.