Analistas

¡A crear contenidos digitales!

El mundo digital debe recibir con entusiasmo el decreto gubernamental que quedó firmado la semana pasada en el que excluye el IVA para la creación de contenidos digitales, así como otra serie de medidas encaminadas a fortalecer el desarrollo tecnológico. Si la reforma tributaria fue un zurdazo inmisericorde contra los emprendedores y desarrolladores digitales, el decreto 1412 de 2017 alivia en cierta forma el despropósito inicial del ministro Mauricio Cárdenas.

Para un país que en los últimos siete años ha hecho un esfuerzo monumental para digitalizar a toda su ciudadanía -recordemos que 98% de los municipios están conectados a internet y se han otorgado más de $360.000 millones en subsidios para la conectividad-, cualquier medida que frene este impulso debería constituir un delito.

El decreto indica qué constituye contenido digital, para que lo tengan presente y no se generen falsas expectativas:

• Su valor comercial no está determinado por los insumos empleados para su desarrollo.

• Se puede copiar, transmitir o utilizar mediante redes de telecomunicación o herramientas TIC.

• Obedece a productos de información provistos en formato digital como secuencia de unos y ceros para ser leídos por un computador (….).

Un tanto enredada la definición y que no responde dudas concretas. Ojalá algún día en los decretos se simplifique el lenguaje y se escriban en un español claro. Algo así como: “el contenido digital es todo tipo de contenido que se cuelgue en una plataforma digital, bien sea texto, audio, gráficas o video, generado para uno mismo o un tercero”. Sin tanta palabra y frase enredada.

No menos importante en este decreto es que los servicios de educación virtual para el desarrollo de contenidos digitales también se verán aliviados del IVA. Esta es una excelente noticia pues volverá más atractivo el campo de la enseñanza de estos temas tan apasionantes, a la vez que promoverá aún más la educación por internet.

De esta manera, escuelas o personas que enseñen sobre animación digital, big data, desarrollo de videojuegos, edición gráfica, iluminación y rendering, inteligencia artificial, modelado 2D y 3D, programación, el internet de las cosas, entre muchas otras disciplinas, tendrán un incentivo muy importante para difundir sus conocimientos. Dirán algunos que cuántas personas en Colombia saben de inteligencia artificial o el internet de las cosas. Pocas, sí, pero esta “bonificación” puede servir para atraer talento extranjero a que venga a enseñarnos.

Colombia tiene abundancia de gente creativa, inteligente. El Gobierno ha montado una estructura lo suficientemente seria para que empecemos a pensar en dar el siguiente paso, pero falta aún reforzar la ayuda en este campo. Montar empresa en Colombia no es fácil. Las cargas prestacionales son venenosas y muchas ideas se quedan en eso, en ideas, por el dolor de cabeza que constituye lanzarse al ruedo.

Ojalá las excelente noticias que recibimos el viernes pasado se sumen a otra serie de buenas nuevas en el futuro, tal como que pronto se radicará en el Congreso el proyecto de regulador convergente, una excelente noticia, y una solicitud que llevaba realizando el sector tecnológico desde hace muchos años. Un regulador que se adecúe a la frenética convergencia que se está dando en el campo de las telecomunicaciones.