Analistas

Gobiernos corporativos sólidos

Debemos mejorar nuestra competitividad para lograr el desarrollo de Colombia. Esto pasa por desarrollar nuestra infraestructura, así como por disminuir los costos de transacción, entre los cuales está el de la corrupción.

Si bien, mejorar la competitividad depende del desarrollo de la infraestructura física, también pasa por la introducción de sólidos programas de gobierno corporativo en las empresas del sector, que les permitan elevar el nivel de control, establecer políticas de financiación, contar con una dirección estratégica, administrar sus riesgos, así como tener un mejor acceso a financiación a un menor costo.

En Colombia, la mayoría de las empresas son aun familiares y todavía hay un largo camino por recorrer.

En la Financiera de Desarrollo Nacional, trabajamos para movilizar los recursos hacia los proyectos de infraestructura y somos conscientes que parte de esta labor depende del nivel de confianza que haya por parte de los financiadores e inversionistas, tanto en el programa de infraestructura que impulsa el gobierno nacional, como en las empresas del sector.

En este sentido, junto con nuestro socio el IFC y en alianza con la Cámara Colombiana de Infraestructura, lanzamos un programa de fortalecimiento del Gobierno Corporativo para las empresas del sector de infraestructura. Esto es fundamental no solo para su sostenibilidad, para elevar los estándares técnicos y para incrementar la profesionalización y la transparencia del sector, sino que es un instrumento muy poderoso contra la corrupción.

El Gobierno Corporativo abarca desde la composición y el funcionamiento de las juntas directivas, la presencia de miembros externos en las mismas, el acceso a la información y la revelación de información relevante, los estatutos que rigen a las empresas, la convocatoria y desarrollo de las asambleas generales, conflictos de interés, las auditorías externas e internas, los comités de auditoría, la gobernanza de los riesgos, la introducción de la figura de oficial de cumplimiento como la introducción de controles y vigilancia de la actuación de las empresas frente a la adopción de medidas de control y transparencia para evitar la corrupción, entre otros.

Si bien, Colombia ha avanzado en la introducción de normas obligatorias de Gobierno Corporativo, sobre todo para empresas vigiladas por la Superfinanciera, la experiencia internacional muestra que el mejoramiento de este aspecto es una mezcla entre normas impuestas y esquemas de autorregulación.

Es importante hacer pedagogía a las empresas para que vean los beneficios de fortalecer sus esquemas de gobernanza pues esto no solo es invertir en su sostenibilidad, sino que cada vez más es una de las condiciones necesarias para atraer financiación proveniente del mercado de capitales. O para acceder a mejores condiciones de financiación directa, puesto que esquemas de gobierno regidos por altos estándares, reducen la percepción de riesgo sobre la empresa y, por tanto, esto se traduce en un menor costo de la financiación.

El Gobierno Corporativo es un instrumento benéfico que debe promover el cambio cultural en las empresas, y que se basa en una mejora continua en la administración de los riesgos. La lucha contra la corrupción no es únicamente un tema legal, pues esta toma nuevas formas para influir en la toma de decisiones. En este sentido, el Gobierno Corporativo, entendido como el sistema por medio del cual las empresas son dirigidas y controladas, se convierte en un arma eficaz contra la corrupción.

Conscientes de lo anterior y como parte del impulso integral a la infraestructura, trabajaremos por elevar los estándares de gobernanza en las empresas del sector.