.
ANALISTAS

Dante y Dantesco

jueves, 1 de abril de 2021
MÁS COLUMNAS DE ESTE AUTOR

La muerte es la única salida de este mundo y lo que vendrá después aparece en una de las grandes obras de la literatura universal: La Divina Comedia. Publicada en 1307 por el italiano Dante Alighieri y recordado de manera especial en este 2021, cuando se cumplen 700 años de su muerte.

Dante, humanista riguroso y estudioso de la Teología y la Filosofía, abre la persiana de la existencia para que entre la luz de la eternidad y ver algo del más allá a través de un recorrido por el infierno, el purgatorio y el cielo. Su obra, compuesta por 14.000 versos, distribuidos en 100 cantos, nos pone de frente a la última hora que tendremos que transitar al salir de este mundo y a los estados del alma entre salvación y condena.

Su lectura es un refresco para todas las épocas, mucho más en estos tiempos de pandemia, modernidad sin respuestas a preguntas esenciales y de avances de robótica, nanotecnología e inteligencia artificial que buscan el súper hombre y la creación del alma y el amor en laboratorios.

Siempre será un buen momento para volver a lo clásico y adentrarse en el más allá y caminar, como lo hace Dante, por los cánticos del infierno bajo la guía del poeta latino Virgilio y después por el purgatorio y el cielo buscando a Beatriz, su amor platónico, muerta años antes de escribir estos versos sublimes.
El infierno lo divide en diez niveles y a su ingreso se lee una inscripción que dice: Y no existiendo en mí fin ni mudanza nada me precedió sino Dios mismo. Los que entrasteis perded toda esperanza. Por dentro verá mentirosos, arrogantes, traidores y despreciará a los codiciosos de placeres y posesiones. Es tan dura y dolorosa la realidad que describe del infierno que, de allí, deriva la expresión dantesco, para definir algo horrible.

Gracias a esta obra se conserva un espacio de meditación literaria sobre el origen y destino eterno del alma. Su obra define rasgos de grandeza y miseria del ser humano, capaz de lo más digno y de lo más ruin. Por esta razón cada persona, cada lector, puede verse allí, caminando en dirección a un digno lugar o cavando su propio infierno.

Siete siglos han pasado y su contenido ilustra la grandeza de la vida que vendrá, con sus premios, gozos y alegrías, pero también con castigo y padecimientos. Un contenido que despierta inquietudes y que no pocas ideologías rechazan, desconocen, acomodan o simplemente prefieren olvidar.

Este séptimo centenario de su muerte es una nueva oportunidad para repensar la justa oferta del estudio de la religión, la ética y la literatura clásica, sin esclavitud ni dictadura ideológica alguna, que en el último siglo han intentado destruir la integridad del ser humano y su valor trascendente.
Su contenido, visto desde la óptica alegórica o literal, pone en su sitio a los históricos vendedores de humo y de violencia que desde el materialismo, el fascismo y el marxismo han pretendido construir el más acá matando el más allá.

La Divina Comedia es obra clásica mundial y Dante Alighieri uno de los grandes de la literatura que murió en Rávena, desterrado de Florencia, el 14 de septiembre de 1321. Su vida transcurrió en intensa búsqueda del camino al cielo, sin distraerse en el purgatorio y sin entrar en la desesperanza y mentira que lleva al infierno.