.
Analistas 11/03/2021

Alivios para las empresas

Catalina Ortiz
Representante a la Cámara

En medio del cuestionado avance del plan de vacunación, marcado por el excesivo e innecesario show de mandatarios de todos los niveles, marzo arrancó con el anuncio de medidas importantes y concretas para aliviar las cargas tributarias y la liquidez de las empresas en Colombia.

El Ministerio de Hacienda anunció el aplazamiento del pago del impuesto de renta para personas jurídicas en todo el país para el año 2021. El anuncio llegó tras varias solicitudes de correr el calendario tributario nacional, incluida la del Bloque Regional y de Congresistas del Valle del Cauca al Presidente de la República en carta del 15 de febrero.

En esta comunicación se aboga por la implementación de ocho medidas para aliviar las cargas de las empresas, emprendedores y trabajadores independientes afectados por la coyuntura económica producto de la pandemia del covid-19. Una de las medidas solicitadas incluía aplazar dos meses el pago y la declaración de renta con el fin de que se tengan mayores facilidades de liquidez.

Igualmente positivo es lo que está sucediendo a nivel local. La Alcaldía de Cali acordó un paquete de tres alivios para la reactivación económica entre los cuales está diferir el pago del ICA en cuotas y mover la fecha límite de pago, solicitud que le hice en carta formal el 18 de enero y a la que posteriormente se sumaron gremios y líderes de la región. Es una medida que bien podría implementarse en todas las regiones del país.

Son alivios pequeños pero significativos ya que muchas empresas tuvieron un apretón de caja por el segundo pico de la pandemia en diciembre y enero y agradecen poder correr el pago de este impuesto. En lo personal, me enorgullece que las solicitudes que le enviamos al inicio del año tanto al Gobierno Nacional como al Gobierno de Cali hayan sido acogidas y sean una realidad.

Y es que aún nos encontramos en la lenta senda de recuperación económica después de los valles más fuertes de la crisis. Según la última encuesta de Pulso Empresarial del Dane, 88% de las empresas encuestadas de los cuatro sectores (industria/manufactura, construcción, comercio y servicios) reportó que su operación fue normal, siendo comercio el sector con mejor indicador (93%).

De acuerdo con la Encuesta de Micronegocios del Dane, para el 2019 existían 5,874 millones de micronegocios y para el 2020 pasaron a existir 5,3 millones. Esto representa una destrucción de, al menos, 500.000 empresas. Por su parte, el Banco de la República estimó una caída del PIB de 7,2% en 2020 y una recuperación lenta entre 2% y 6%. A su vez, Fedesarrollo estima que hay tres millones de personas más en condición de pobreza y donde solo 1% de los empleados tiene acceso a la protección al cesante.

Celebramos estas iniciativas, pero hacen falta muchas más acciones decisivas para recuperar el tejido empresarial precarizado. Por una parte, deben mejorarse las medidas tradicionales de apoyo, como, por ejemplo, refondear las líneas de crédito de Bancóldex que sirvieron y cerrar las que no. Por otra parte, tomar medidas agresivas de gasto que presionen la deuda pero que catalicen la reactivación de la economía.

Reactivar la economía es, después de vacunarnos y de que los estudiantes vuelvan al colegio, el desafío más grande que tenemos como sociedad. Por ahora no vamos bien en la materia.