Analistas 10/11/2020

Quién nos conviene

A pesar de disputas jurídicas, los americanos escogieron a Biden como nuevo presidente. ¿Nos conviene en lo económico esa decisión? Los temas de discusión durante la campaña fueron en lo doméstico, los de derechos de las minorías, el tratamiento a migrantes y manejo de la frontera con México; los temas raciales; el manejo del sistema de salud, el calentamiento global; el manejo de combustibles fósiles y la estructura impositiva entre los más neurálgicos. En el frente internacional, los temas giraron alrededor del libre comercio; el multilateralismo en los campos económicos, políticos y militares; de salud pública; en materia de medio ambiente, y el manejo de las relaciones con China, Rusia y Corea del Norte entre los de más debate.

En los temas internos, los aspectos que más pueden incidir en nuestro país y en la región son aquellos del tratamiento a los inmigrantes, el de los impuestos y el manejo de hidrocarburos. En los Estados Unidos hay más de 30 millones de hispanos de los cuales, alrededor de dos y medio millones son colombianos. Esta inmensa fuerza de trabajo ha aliviado la presión demográfica y ha generado importantes flujos de divisas a través de las remesas. En 2019 el país recibió remesas por valor de US$6.700 millones, lo que constituye una cifra récord, que según los expertos es producto de pánico de los migrantes ante la amenaza de deportación o la posible restricción en estos giros. Con una política de Biden menos agresiva en materia migratoria, se puede predecir que estos flujos no se verán afectados. Un segundo tema que ha tenido impacto en la región ha sido la política impositiva.

Mientras en Colombia el impuesto a la renta de las empresas está en 33%, en EE.UU., en virtud a la reforma Trump, es de 20%, lo que nos hizo perder competitividad fiscal y ello podría equilibrarse si Biden cumple su promesa de aumentar impuestos a las grandes corporaciones. Por último, la política de autosuficiencia en materia petrolera ha hecho que Colombia haya tenido que buscar nuevos mercados para su petróleo y haya perdido espacio en su mercado natural. La pregunta es ¿Biden avanzará con el fracking para hacer EE.UU. más autosuficiente?

Los temas internacionales afectan igualmente a la región. El gobierno Trump fue proteccionista y después de la renegociación del Nafta, seguirían renegociaciones de los tratados de libre comercio de Colombia, Perú y Chile, lo que impondría nuevas restricciones en el acceso al mercado de ese país. Si bien los demócratas han sido históricamente más proteccionistas, bajo Biden no se vislumbra una renegociación de los tratados vigentes. En la OMC, EE.UU., tiene bloqueado el órgano de solución de diferencias y ha hecho inoperante esta organización que es fundamental como marco del comercio para una nación como Colombia. Es de esperar que Biden dé un impulso a la OMC.

En lo regional, la política de Trump creó divisiones alrededor de posiciones ideológicas, lo que dificulta procesos de integración económica en América Latina. Una actitud de diálogo hemisférico que incluya la OEA y el BID para la integración regional, como la anunciada por Biden, favorecería a estos países.

Dada una mayoría republicana en el Senado, los cambios serán muy lentos, y el tema de drogas seguirá siendo prioritario en la agenda. No olvidemos que el senador Biden fue el impulsor del Plan Colombia.