Analistas

¿Vivir en Noruega o en Colombia?

GUARDAR

Alfonso Aza Jácome Profesor de Inalde Business School

En el último índice sobre desarrollo humano (IDH), publicado en diciembre de 2019 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), ubica un año más a Noruega como el país más desarrollado del mundo; mientras que Colombia cae una posición respecto al año anterior y baja al puesto 79 mundial. Este índice se utiliza para distinguir si un país es desarrollado, en desarrollo o subdesarrollado y emplea diversos indicadores para su cálculo, entre otros, la esperanza de vida al nacer, los años promedio de escolaridad y el consumo per cápita.

Por otra parte, existen varios índices para medir la felicidad de los países. Uno de ellos, es el Happy Planet Index, publicado por New Economics Foundation, que está diseñado para medir el desarrollo de los países con base en la expectativa de vida, la percepción subjetiva de felicidad y la huella ecológica. Además, se complementa estudiando la sostenibilidad, solvencia económica y el estado económico en el que se encuentra cada país. En su última edición el Happy Planet Index sitúa en primera posición a Costa Rica, seguido de México y en tercer lugar…, nada menos que ¡Colombia! Mientras que Noruega, el país al que mejor le va en el IDH, no pasa del puesto número 12.

Vivir en Noruega, implica pasar mucho frío durante la mayor parte del año, pero permite contar con muchos derechos por el llamado modelo económico escandinavo que combina una economía de libre mercado con un estado de bienestar que garantiza un sistema de seguridad social, servicios de salud y educación; a cambio de cumplir con importantes deberes como pagar elevados impuestos y una ética muy fuerte que exalta en esa sociedad el valor del trabajo.

Sin embargo, vivir en Colombia es una aventura permanente para salir adelante. Es el país de la flexibilidad y la incertidumbre, donde todo puede cambiar dependiendo de cómo sople el viento. Pero eso sí, sin perder nunca la sonrisa…

Si cada uno de nosotros tuviera que escoger entre esos dos países, todo dependerá de cuál sea nuestra prioridad: si preferimos tener calidad de vida, confort, dinero, etc. o, simplemente, queremos ser felices sin más.
Si pudiéramos hacerle esa pregunta a Aristóteles y Kant, dos grandes filósofos, nos encontraríamos con la sorpresa de que cada uno escogería un país diferente. En el caso de Kant lo importante para tener una vida satisfactoria es el cumplimiento del deber, que es lo que en su opinión convierte a los sujetos en buenas personas. Como el cumplimiento del deber es un fin en sí mismo, probablemente Kant preferiría Noruega. Mientras que Aristóteles considera que el bien supremo que perseguimos en la vida es la felicidad y esta solo se alcanza actuando de manera virtuosa. Para este filósofo la riqueza o el confort son indiferentes para alcanzar la felicidad. De hecho, las circunstancias adversas son ocasión para ser aún más virtuoso. Por eso, con seguridad, Aristóteles elegiría Colombia.

Pero, ¿qué es la felicidad? Para muchos psicólogos la felicidad es una medida de bienestar subjetivo. En realidad, lo que se necesita para conseguir la felicidad, no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado porque la felicidad solo se consigue cuando no se busca, solo se consigue cuando haces felices a los demás. Por eso, no importa dónde vivas, lo único relevante es con quién vives…

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés