Analistas

¿Qué es el liderazgo auténtico?

GUARDAR

Aldo Civico Antropólogo y estratega de liderazgo

¿Cuándo logramos expresar un liderazgo consciente y auténtico? ¿Cuáles son las condiciones? Desde el punto de vista del desarrollo personal, ¿en qué hay que enfocarse para lograr rendimientos de liderazgo más altos y efectos más profundos? Dice mi amiga Ángela Zapata, una de la más grandes expertas de marca en Colombia, que la marca es la huella que dejamos en la humanidad; es la experiencia que los demás tienen al encontrarse con nosotros. Entonces, desde el punto de vista del liderazgo, nos podemos preguntar, ¿Cómo, a través del liderazgo, marcamos de manera significativa a las personas que nos encontramos? ¿Cuál es la experiencia que creamos? ¿Cuál es la experiencia que queremos crear?

Muchas veces expresamos nuestro liderazgo desde un ser condicionado. Esto nos pasa cuando estamos obsesionados con nosotros mismos. Por eso, nos preocupamos de cómo nos ven los demás, de nuestro paso en la carrera. La relación con los demás está en función de lo que nos pueden aportar a nuestro éxito. Saltamos de táctica en táctica, mientras que estamos privados de una estrategia y de un propósito superior. Actuamos desde el miedo; miedo al fracaso, a ser juzgados, a no ser reconocidos y apreciados. Lideramos desde un yo condicionado cuando tratamos de encajar, de satisfacer las expectativas de los demás; de seguir al pie de la letra los parámetros que la educación, la religión y la familia nos dan, y que según ellos es lo normal y aceptable. Aun operando desde un yo condicionado podemos lograr niveles altos de éxito, pero, quizás, no se logra la plenitud. Como dice Tony Robbins, el éxito sin plenitud es el fracaso definitivo.

Ninguno de los grandes personajes que han dejado una huella significativa en la humanidad ha actuado desde un yo condicionado. No se han conformado con lo que había, sino que se han dedicado al cambio, la transformación, la innovación. Por ejemplo, Elon Musk lidera no desde sus miedos, sino desde su propósito. La pregunta que inspira al creador de Tesla es, “¿Qué creo que hará la mayor diferencia para el futuro de la humanidad?” Lo que mueve a Musk es pensar cómo puede lograr el mayor impacto positivo en la humanidad. Es evidente que el impacto del liderazgo ejercitado por un Elon Musk es distinto de quien se limita a pensar en términos de retorno de la inversión y de ganarle a la competencia.

Por eso, un liderazgo consciente, que aporta de manera positiva y constructiva a la humanidad, es aquel promulgado por un yo auténtico. O sea, por aquel yo que no se identifica con sus resultados, experiencias, pensamientos y emociones, sino que los percibe como información; como objetos que su ser consciente puede observar con desprendimiento lúcido. Es un yo que no se cierra en sí mismo, sino que se mantiene abierto y curioso. Es un yo que sigue aprendiendo, que es calmado, que conecta y crea. El desarrollo de liderazgo auténtico es aquel que lleva al yo auténtico a marcar y dejar huellas.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés