Analistas

Liderazgo para un mundo Vuca

GUARDAR

El U.S. Army War College acuñó el acrónimo Vuca para caracterizar la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad del mundo en el cual vivimos, y en el cual operan hoy las empresas. De hecho, desafíos globales como la tecnología exponencial, la necesidad de crear nuevos modelos de negocio, la seguridad cibernética y las desigualdades socio-económicas, entre otras, son un reto para las empresas.

No solo vivimos en un mundo donde es pretencioso pensar que se tienen las respuestas a estos retos, sino que la sobrevivencia y el éxito de una empresa dependen de la calidad de las preguntas que sus líderes se hacen frente a los desafíos globales.

Vivimos en una época de perturbaciones profundas. Hoy más que nunca sentimos que todo lo que es sólido se derrite en el aire. Mientras que la tecnología facilita y acelera el acceso a la información, la circulación de las ideas y el acercamiento entre grupos y personas, el mundo al mismo tiempo está marcado por unas brechas profundas que afectan nuestra relación con el medioambiente, la equidad socio-económica, el dialogo entre culturas, y hasta la misma conexión con uno mismo.

Es suficiente pensar que estamos consumiendo un 50 por ciento más de los recursos que nuestro planeta puede generar, que dos mil millones y medio de personas subsisten con menos de 2 dólares al día, y que mueren el doble de personas por suicidio que por guerras. En la aldea global que es el mundo, vivimos fragmentados.

En este contexto desafiante, para prosperar las empresas necesitan promover un liderazgo más ágil y consciente, no solamente dentro de la misma organización, sino también en sus relaciones con la realidad circundante. De hecho, en el entorno Vuca en el cual operan, ya no se requieren gerentes-héroes, que son dueños de todas las respuestas y de todo el conocimiento. El tiempo para esta forma de gerencia ya pasó.

Por el contrario, hoy se necesitan líderes inspirados por un propósito y una ambición que trasciende lo personal y a la misma empresa. Su manera de pensar tiene que incluir una visión más amplia, y favorecer la corresponsabilidad y la co-creación. De manera similar a un director de orquesta, los líderes tienen que saber valorar y poner en harmonía la diversidad de experiencias, perspectivas, y conocimientos. Por eso, reconocen en la diversidad el elemento necesario para una colaboración efectiva, lo que permite la innovación.

Pero eso requiere desarrollar habilidades mentales y emocionales superiores, para abrirse al cambio y sentirse cómodos en nuestro mundo Vuca. De hecho, hoy el desarrollo del liderazgo tiene que ir de la mano de la evolución humana de los gerentes.

Los desafíos que un entorno Vuca presenta son una oportunidad para desarrollar las calidades de un liderazgo consciente y ágil, las que, como los estudios demuestran, solo un bajo porcentaje de líderes ha desarrollado. Queda mucho camino por recorrer.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés