sábado, 21 de marzo de 2020

Más columnas de este autor Aldo Civico - aldo@aldocivico.com

En estos días, amigos y clientes me han contactado para pedirme consejos sobre cómo manejar emocionalmente la crisis que estamos viviendo. De hecho, esta crisis puede fatigar nuestro cerebro. Las consecuencias económicas para empresas y familias, la perspectiva de quedarse en la casa durante un tiempo prolongado, las horas frente a un computador por el teletrabajo, todo eso, y más, tiene un efecto sobre nuestro cerebro. Los síntomas de un cerebro sobrecargado son, una preocupación excesiva permanente, descontento, irritabilidad, aumento de pensamientos negativos, problemas de apetito y sueño, desenfoque y distracción.

Por eso, cuidar nuestro cerebro se vuelve fundamental para poder enfrentar una crisis que se prevé larga y pesada. ¿Qué podemos hacer entonces para cuidar nuestro cerebro para que mantenga un buen nivel de eficiencia también en tiempos de crisis?

Para contestar a la pregunta de mis amigos y clientes, he creado una info-gráfica que resume algunas de las prácticas sugeridas por el doctor Daniel Amen, fundador en Estados Unidos de las Clínicas Amen, donde me certifiqué en entrenamiento de salud cerebral. Aprovecho esta columna para compartir algunos de estos consejos.

Primero: Vuélvete consciente de tus pensamientos negativos. Tenemos alrededor de 50.000 pensamientos cada día, y hasta el 80% de ellos es negativo. Este porcentaje puede aumentar en un tiempo de crisis. Detectar los pensamientos negativos, escribirlos para poder leerlos, cuestionando su veracidad, puede ser efectivo para tener un mejor dominio de la mente.

Segundo: Cuida tus relaciones vitales. Cuida y fomenta estas relaciones, porque mantienen tu energía. La práctica de la distancia social no impide llamar y hablar con aquellos individuos que son una presencia positiva en nuestra vida.

Tercero: Haz énfasis en lo positivo. Es más fácil notar y resaltar lo negativo y lo que no es perfecto. Sé misericordioso contigo mismo y los demás. Muestra compasión y gratitud, en lugar de criticar y dar retroalimentación negativa.

Cuarto: Utiliza jabones que tengan un perfume agradable. Los buenos perfumes le hacen bien al sistema límbico. Haz terapia de aromas, si te es posible.

Quinto: Crea una base de datos de tus buenos recuerdosa la cual acceder todo el tiempo. Para ayudarte, haz un listado escrito de estos recuerdos. De esta manera puedes acceder a estos recuerdos todas las veces que lo necesites.

Sexto: Escucha música, sobre todo obras de Wolfgang Amadeus Mozart, como la obra para piano N°21.

Además, aun manteniéndote en la casa, es importante hacer ejercicio, cuidar la alimentación, asegurándonos de que nos alimentamos de proteínas (como pescado, nueces, etc.). Es deseable eliminar cualquier bebida alcohólica.

Asimismo, ayuda a la salud de tu cerebro la práctica de la meditación, respirando de manera consciente y diafragmática. Practicar varias de estas sugerencias nos ayudará a mantener la calma, en estos tiempos de crisis (Si quieres recibir la info-gráfica, acceda a este link, www.inspiratumente.com/coronavirus).