Analistas

Para que no se “deliquen….”

GUARDAR

Hace unos días leía una entrevista en internet que le hicieron al representante Simón Gaviria. En esta entrevista el representante Gaviria epitomiza todo lo que está mal manejado en el proceso de paz con los narcoterroristas de las Farc. El Presidente del Partido Liberal, partido que, a propósito, es el equivalente colombiano de la amalgama insostenible que es el Partido Peronista en Argentina, por el ridículo espectro de ideologías que acepta dentro de sus filas (ver a Piedad Córdoba en el mismo partido de Rafael Pardo), le “pidió” a las Farc que “por favor” dejaran de secuestrar. Así como lo lee; el Presidente del Partido Liberal, partido que hoy gobierna en Colombia a pesar de no haber ganado en las urnas, le “pidió el favor” a los socios narcotraficantes del cartel de Sinaloa que dejaran de secuestrar. 
 
El representante Gaviria pareciera no tener claro que los terroristas de las Farc no hacen parte de la institucionalidad de Colombia. Por lo tanto, a ellos no se les “pide el favor” de dejar de secuestrar, sino que se les EXIGE que dejen de delinquir. A las Farc se les debe EXIGIR que dejen de victimizar al pueblo colombiano, que dejen de violentar la infraestructura de Colombia, que se aparten de la minería ilegal, que dejen de reclutar niños para la guerra, que dejen de poner minas quiebra patas, que dejen de exportar cocaína a México y Europa, que le cuenten a Colombia cuantas tierras han usurpado, que entreguen los números de sus cuentas en Suiza, que reparen a las víctimas de sus actos terroristas, que le pidan perdón al país por las barbaridades que han hecho, que entreguen sus armas, que acepten concentrar a las tropas en un lugar determinado durante los diálogos, y, finalmente, el representante Gaviria les debe EXIGIR a los narco jefes de las Farc que paguen cárcel por sus crímenes. 
 
Mejor dicho, Colombia le debería exigir al representante Gaviria que utilice con las Farc el mismo lenguaje que utiliza con los acusados en el caso InterBolsa. Para el congresista Gaviria, los errores e irregularidades que se cometieron en InterBolsa, unos que la justicia dirá en el futuro si implican conductas delictivas o exceso de toma de riesgo en las inversiones, son peores crímenes que explotar una bomba en el Club el Nogal, en el momento en el cual se estaba celebrando una fiesta infantil. 
 
Esta misma línea de pensamiento la veo en la forma como los políticos oportunistas andan embalados con los conductores asesinos que por culpa de su irresponsabilidad al tomar alcohol han dejado a familias llorando a sus seres queridos. Acá no hay excusa. El conductor que se emborracha y afecta el bienestar de una familia TIENE QUE pagar cárcel e indemnizar a las víctimas. Pero ya dejemos la doble moral, ¡señores! Quién es más desgraciado en este mundo: ¿alias “Iván Márquez” con sus miles de víctimas directas, o el irresponsable que se excedió en los tragos y mató a un peatón o un conductor?  
 
Los Colombianos que piensan que para firmar la paz con las Farc toca “hablarles pasito” para que no “se deliquen” esa manada de criminales que no han hecho sino desangrar a Colombia, le hacen un inmenso mal a las futuras generaciones. Nada, absolutamente nada de lo que han hecho las Farc desde su creación es justificable. Nada justifica la mutilación de un niño. Todos estamos a favor de que se acabe la barbarie en Colombia, así toque aceptar algo de impunidad. Pero por el amor de Dios, representante Gaviria, háblele duro a las Farc. Es su deber.
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés