.
ALTA GERENCIA

Qué debo hacer para ser el CEO?

lunes, 27 de junio de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lo primero es adquirir una visión estratégica de la empresa, que consiste en aprender a entender los cambios positivos y negativos en el entorno a partir de las variables políticas, económicas, sociales y tecnológicas. Luego, se deben entender las reglas de la industria o del sector y, por último, hay que comprender, trabajar y relacionarse con los principales actores del negocio como los proveedores y los clientes, al punto de conocer cómo creamos y entregamos valor.

Un CEO debe combinar las capacidades de su organización con las oportunidades de su entorno porque este encaje corresponde a una de las principales habilidades estratégicas que se esperan de su cargo. Estas fortalezas se adquieren mediante la experiencia, la formación ejecutiva, los viajes y las visitas empresariales; leyendo prensa especializada y, especialmente, monitoreando el entorno y a los competidores.

Lo segundo que un CEO debe aprender es a gestionar la política en la organización. Es muy común que alguien diga en una empresa: ¡odio la politiquería!, y con esta afirmación consideran que la política al interior de una empresa es un asunto disfuncional, sin entender que este es un elemento inherente y constante. Al final, todas las organizaciones tienen factores que alimentan el conflicto como por ejemplo la división del trabajo, la interdependencia y los recursos escasos (Hill 2011). Por este hecho, aprender a gestionar la política significa convivir con las presiones, la adversidad y el conflicto. 

Un directivo con criterio político no es aquel que pretende quedar bien con todo el mundo. Por el contrario, es aquel capaz de tomar las decisiones propias de la responsabilidad del cargo que asume y su eficacia se mide por su grado de influencia y credibilidad en la organización. Quien pretenda ser CEO debe generar la confianza y la seguridad que demuestren el por qué ocupa el cargo que ocupa.

Lo tercero: quien aspire a ser CEO debe adquirir una visión generalista de la organización. Muchos de los profesionales que conocemos en nuestra práctica directiva pierden ascensos  importantes porque son muy “técnicos” o “muy especializados” en un área funcional de la empresa y permanentemente muestran su incapacidad para integrar todas las áreas. Por esta razón, quien quiera crecer en la empresa debe estar dispuesto a formarse, a estudiar, a recibir feedback y a aprender con pares sobre la experiencia de otras compañías frente a problemas similares.

Lo cuarto consiste en aprender a gobernar, lo cual significa conducir y guiar a otras personas. El problema es que este no es un asunto mecánico de entradas y salidas, ni mucho menos es un sistema conductista de estímulos y respuestas. Por el contrario, es un arte que consiste en ganarse la autoridad ante las personas; es un proceso en el que el directivo se gana el prestigio mediante la experiencia, la competencia profesional y, especialmente, la coherencia. Más que un proceso teórico, aprender a gobernar, es un asunto práctico que requiere que la persona asuma de manera permanente tres actividades fundamentales en su crecimiento directivo: trabajar en sí misma, gestionar sus redes y gestionar su equipo (Hill 2011). 

Quien quiera ser CEO debe salir de su estrecha visión, superar su egoísmo, su vanidad y lucimiento. El CEO tiene que pensar en términos amplios la empresa, ser consciente de la responsabilidad con la sociedad y descubrir que para gobernar y gozar de autoridad debe fomentar el crecimiento y desarrollo de sus colaboradores. Esa es la razón por la que la palabra autoridad remite al verbo latino augere, que significa “hacer crecer”: desarrollar.

Jorge Iván Gómez
Profesor del Inalde Business School

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ALTA GERENCIA

Laboral 19/07/2024 El mundo del trabajo de Betty, la fea, ¿cómo representa al mundo laboral en la realidad?

A través de la vida de Beatriz Pinzón, esta telenovela explora las dinámicas de trabajo en Ecomoda, y que toca temas tan actuales como la discriminación, la lucha por el reconocimiento, la violencia laboral, la cultura organizacional tóxica, el liderazgo y hasta los amigos de los jefes