lunes, 10 de febrero de 2014
  • Agregue a sus temas de interés

Decidir con anticipación cuándo y dónde terminará una tarea puede duplicar o triplicar la probabilidad de realmente hacerlo. Agregue una especificación de cuándo y dónde a cada tarea de la lista.

Por ejemplo, “Llamar a Bob” se convierte en “Llamar a Bob desde mi oficina el martes después del almuerzo”. Al crear un plan específico para llamar a Bob, puede aprovechar el momento crítico y hacer la llamada, incluso si está ocupado haciendo otras cosas. Ya ha hecho el trabajo difícil de decidir qué hacer; ahora puede ejecutar el plan sin pensar en ello conscientemente.

Fuente: HBR Guide to Managing Stress at Work.