.
ALTA GERENCIA Gobierno Corporativo la mejor manera de asegurar su credibilidad
lunes, 5 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fernando Albán Díaz del Castillo

En medio de tantos casos de corrupción, que se han destapado en reconocidas empresas de todos los órdenes a nivel mundial y a la necesidad de recuperar la credibilidad y reputación de los inversionistas, clientes, empleados, proveedores y el público en general, la adopción de los principios y normas del Gobierno Corporativo, surge como una alternativa viable para asegurar el manejo transparente y garantizar que todas las partes interesadas puedan estar al tanto de lo que acurre al interior de las compañías.

Para los inversionistas, el desempeño financiero de una empresa puede ser tan importante como un buen código de gobierno corporativo, en el que se fije claramente lo que se espera de los directivos, se establezca un marco ético al que deban ceñirse estrictamente todos los estamentos de la organización, especifique los riegos que pueden asumir los directivos e incluso determine cuáles serán las remuneraciones y bonificaciones autorizadas, de acuerdo con las utilidades que genere el negocio.

Sobre este último punto, llama la atención, que tanto en el caso de Enron, en Estados Unidos, como en el de Interbolsa en Colombia, los ejecutivos siguieron recibiendo jugosas prebendas, a pesar de las cuantiosas pérdidas que escondían los administradores y que no detectaron a tiempo los auditores ni las calificadoras de riesgos.

Son varias las razones y motivaciones que llevan a las empresas a adoptar códigos de Gobierno Corporativo; dentro de ellas se destacan la necesidad de acceder a nuevos capitales o disminuir el costo de los mismos, para lo cual la trasparencia es fundamental, especialmente si se busca atraer a nuevos inversionistas; presiones del mercado, porque se aprecia que los clientes empiezan a preferir aquellas compañías, cuyo buen gobierno es claramente reconocido; transiciones generacionales apresuradas o poco exitosas, que ven en este esquema la forma de garantizar la sostenibilidad de la empresa; la importancia de establecer un equilibrio entre los grandes y pequeños accionistas y la permanente necesidad de incrementar el valor de la empresa en el mercado.

Aunque cada empresa determina sus propios principios de Gobierno Corporativo, algunos de los más comunes son: el establecimiento de normas de autorregulación, el fortalecimiento del control interno y de los principios éticos, para evitar el surgimiento de prácticas corruptas; la creación de canales y pautas de comunicación, que garanticen que la información relevante fluya de manera transparente y confiable a todos los públicos interesados, incluidos los colaboradores, accionistas y junta de socios. También es muy frecuente que las empresas fijen condiciones para el manejo responsable del medio ambiente, la realización de actividades de responsabilidad social y pautas para la adecuada atención al cliente.

Cada empresa debe establecer el camino a seguir para alcanzar un buen Gobierno Corporativo y en ello serán determinantes aspectos como la cultura organizacional, la estructura de la propiedad, el nivel interno de profesionalización, los riesgos inherentes al negocio y las competencias de los gerentes. En este como en otros tantos campos, cuando se ha tomado la decisión de adoptar un esquema de Gobierno Corporativo, es conviene buscar una consultoría de empresas o profesionales especializados, que faciliten un rápido tránsito hacia este nuevo esquema, que con seguridad representará para la empresa una importante mejora en su credibilidad y reputación.

La importancia de las certificaciones
Puesto que la falta de información completa y confiable, es determinante a la hora de conseguir inversionistas, especialmente si estos provienen del exterior, es muy importante que las empresas no solamente adopten con prontitud el esquema de Gobierno Corporativo, sino las normas internacionales de información financiera, mejor conocidas como NIIF, para asegurar que sus Estados Financieros se ajusten a los estándares aceptados internacionalmente y puedan ser correctamente interpretados por cualquier inversionista.