martes, 25 de septiembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Dar autonomía a sus empleados puede ser duro. Pero la microgerencia mata la motivación y creatividad. Resístase a inspeccionar a sus empleados, a preguntarles si han terminado una tarea o a monitorear constantemente cómo alcanzan sus metas.

En cambio, intente hacer preguntas como: “¿Qué necesitas para terminar este proyecto?” “¿Hay algo que te esté estorbando?” o “¿Qué puedo hacer para ayudarte?” Averigüe cómo van sus proyectos sin hacerlos sentir como si estuvieran bajo vigilancia constante.

Esto lo pondrá en mejor posición para proveer a su equipo los recursos y ayuda que necesitan. Y debería ser de ida y vuelta: comparta información sobre lo que tare entre manos, especialmente si pudiera ser relevante para lo que está haciendo su equipo.

(Adaptado de “Checking In With Employees (Versus Checking Up)”, de Teresa Amabile y Steve Kramer).