.
EDUCACIÓN “Bergoglio invita a ver al prójimo como algo más que un objeto de producción”
viernes, 8 de septiembre de 2017

Francisco Gómez Ortíz, rector de la Universidad Católica de Colombia, explica que la principal crítica que realiza el Sumo Pontífice es al materialismo

David Jáuregui Sarmiento - djauregui@larepublica.com.co

La Universidad Católica de Colombia se define a sí misma como una institución fundada en los principios de la doctrina de Cristo, y “colaboradora en la enseñanza de la verdad y de las ciencias al servicio de los intereses de la comunidad”. Por eso, apropósito del paso del Sumo Pontífice, LR conversó con Francisco Gómez Ortíz, rector de la institución, quien habló sobre el papel de la Iglesia en la educación y la llegada del Papa.

¿Cuál ha sido, y cuál es en la actualidad el papel de la Iglesia Católica en la educación?
Lo que hace la educación católica es transmitir las enseñanzas de nuestro señor Jesucristo, y las enseñanzas para vivir esta vida y llegar al cielo. ¿Y cuál es el mensaje? Conversión para amar a Dios y al prójimo como a uno mismo.
En las instituciones como las universidades, el principio es la formación de seres humanos. A diferencia de otras ideologías, que no diferencian al individuo, en nuestras instituciones pensamos que todos somos hijos de Dios, desde el más humilde hasta el Presidente de la República: la formación católica esculpe a la persona con esa naturaleza, las demás tienen otro modelo antropológico.

¿Y en la academia formal, cuál es su posición?
Lo que aporta académicamente es lo mismo que otra universidad o colegio; por ejemplo, el currículum de una ingeniería o el derecho son las mismas asignaturas, pero intentamos que en las formación haya un modelo de ser humano acorde a nuestra visión cristiana de la vida, eso sí es diferente. En otros modelos se ve más el positivismo, donde el hombre es el centro de todo y de ahí surge su realidad. Nuestro modelo explica la realidad dentro de esta cosmología como criaturas de Dios. En todo es así: desde la medicina, hasta la psicología.

¿Cuál es el perfil de un estudiante de la Universidad Católica de Colombia?
Tratamos de que el estudiante encuentre una razón de vida, que el estudiante encuentre un sentido a su razón de estar en el mundo y cómo con su profesión va a mejorar el mundo con un sentido de trascendencia.

¿Para usted, cuál es el propósito de la visita del Sumo Pontífice?
Jorge Bergoglio trae un modelo para salir de dos materialismos fuertes: el capitalista, y el comunista y socialista, que al final es la misma moneda, porque son materialistas: las dos consideran al mundo como un factor de producción más, y no hay responsabilidad frente a nadie más. Son modelos en los que se piensa que al mundo hay que aprovecharlo de la mejor manera, pero en términos económicos, y el Santo Padre dice que el mundo lo creó Dios para que lo cultiváramos y lo cuidáramos. Esa es la responsabilidad ante Dios, hacer buen uso de sus recursos es importante, pero Él también invita a cuidar del otro: el obrero no es un objeto de producción más, y el mendigo no es objeto de abandono. Primero es persona , prójimo. El capitalismo es egoísta, dice “yo me apropio”, mientras el socialismo solo piensa en los medios de producción. Si soy empresario, yo trabajo no solo para mi empresa, sino para los trabajadores, para darles condiciones dignas de trabajo, de salario.

¿Qué otros puntos son importantes en la visita?
Apoyar el proceso. Dejar de pensar solo en intereses políticos y económicos, que no solo debería ser un mensaje para católicos, es universal, preguntarnos: ¿cómo hacemos para avanzar, darnos bienestar entre todos?. El mundo y la sociedad hoy no tienen un rumbo claro sobre qué hacer con las necesidades del hombre. El dios de hoy es el placer, el dinero, todos los placeres, yo y yo, y el mensaje es dejemos de centrarnos en los otros mismos y a través de Dios reconocer a los demás.

¿Cuál será el papel de la educación católica en el posconflicto?
Las universidades y la educación en general hacen un proyecto de inclusión muy grande de todos los actores de violencia: formarlos para que tengan opción de vida. Si no tienen eso, serán excluidos; queremos que les permita salir a trabajar en serio, en emprendimientos o como empleados. Si esta gente no tiene otra opción de vida vuelve a lo que conoce. Y el enfoque católico sería el siguiente: puedo formar gente para ser operarios, pero no va a dar lo que dan los negocios ilegales, y sin valores claros ese dilema es muy difícil de sostenerse.

LOS CONTRASTES

  • Daniela MeloDocente de ética y comunicación del sena

    “Sin la Iglesia Católica tal vez no tendríamos educación en el continente. Estas instituciones promueven valores importantes para la sociedad”.

Las lecciones empresariales de Francisco I
Para Francisco Gómez, rector de la Universidad Católica, la principal lección empresarial del Sumo Pontífice va de la mano con la filosofía de la institución: el materialismo excesivo y la individualidad no empujan proyectos humanos. Para él, de nada sirve formar abogados, médicos o ingenieros si su educación no tiene un corte transversal de principios que se pregunten cómo el dinero y el éxito desencadenan el bienestar del prójimo. Con esa doctrina, la Universidad Católica ha formado más de 40.000 profesionales.