.
ALTA GERENCIA Aprenda a resolver problemas de comunicación en la oficina
sábado, 15 de noviembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co

El buen desempeño en las actividades diarias para las cuales usted fue contratado se podría ver empañado por fallas en comunicación en su lugar de trabajo, ya sea por que un jefe, un subordinado, un cliente o un compañero se rehusa a cambiar su punto de vista.

Para ello, el orientador y mediador Donny Ebenstein da soluciones prácticas para superar conflictos comunes en la oficina, pues en muchas ocasiones pudo pasar algo pequeño que se agrandó por no tomar medidas y transformar lo que sucedió en aprendizaje para en próximas situaciones.

En ‘I Hear You’ o ‘Yo sí escucho’ usted podrá darse una idea de cómo enfrentar y resolver fallas de comunicación, cómo ver y entender diferentes perspectivas y cómo el juego de rol ayuda a resolver los conflictos.

Somos seres sociales y son fundamentales las buenas relaciones. Nada se puede hacer exclusivamente solo y aquí es donde toma el protagonismo una comunicación efectiva.

El anhelado puesto que siempre soñó tener y que ahora ocupa se puede llegar a convertir en una verdadera pesadilla.

Por supuesto, el proceso no es nada fácil pero se debe llegar a comprender, parafraseando a Luis Fernando Martín, máster en dirección de marketing y comunicación estratégica de la Universidad Oberta de Cataluña, que cuando en la organización el público interno habla, logra unión, cuando escucha genera atención, pero cuando comunica logra entendimiento.

Se podría llegar a afirmar que todos queremos expresarnos, y obtener atención y reconocimiento. Sin embargo, tendemos a sentirnos frustrados, pues son pocos los que pueden ostentar algún dominio notable en el arte de saber escuchar.

Ebenstein, le muestra cómo identificarse con diferentes perspectivas, incluso cuando está en desacuerdo con ellas; cómo lidiar con un jefe autoritario, dividir más equitativamente la carga de trabajo, equilibrar el trabajo y su vida personal, desarrollar mejores relaciones con los clientes y más.

Se recomiendan sus métodos a supervisores, subordinados y colegas que estén luchando por entenderse unos a otros.

Es positivo y negativo, que ofrezca páginas y páginas de diálogos de muestra para ilustrar cómo las situaciones difíciles pueden escalar o solucionarse. Los ejemplos son útiles, pero su repetición es tediosa. Aun así, da consejos valiosos para entender el punto de vista de otra persona: indispensable para un trabajo más pacífico y productivo.