.
LABORAL A las grandes ligas para acelerar el empleo juvenil
miércoles, 20 de febrero de 2019

Se creó el primer bono de impacto social

Germán Barragán

Durante noviembre tuvimos la visita de una delegación del más alto nivel de Goyi (Global Opportunity Youth Initiative), una iniciativa liderada por Aspen Institute Forum for Community Solutions, Global Development Incubator, Prudential Financial y Youthbuild International, quienes, al reconocer la crisis global de empleo juvenil, buscan desarrollar un modelo de alianzas locales y globales que permitan crear aceleradores para el empleo juvenil.

El objetivo de la visita, que fue precedida por similares en países de África y Asia, fue aprender sobre la realidad de diferentes países y ciudades para identificar cinco comunidades en las que podrían llegar a participar, invirtiendo una importante suma y generando una red de conocimiento global para desarrollar proyectos que mejorarán la empleabilidad juvenil.

Esta importante alianza decidió visitar el país después de un encuentro en Bellagio, Italia, donde conocieron el Modelo de Empleo Inclusivo (MEI) de la Fundación Corona, Fundación Andi y Acdi-Voca, el cual está alineado con el tipo de valores que quieren promover y de intervenciones integrales que alcancen cambios sistémicos.

Esta posible oportunidad, que se definirá el próximo año, evidencia el buen nivel técnico que tienen las iniciativas de inclusión social en Colombia y, entre esas, las direccionadas a la inclusión productiva. Durante años se han implementado proyectos y programas dirigidos a vincular laboralmente a los segmentos más vulnerables de la población, pero en estos últimos años se ha dado un salto enorme en la identificación y medición de los principales condicionantes y detonantes del empleo inclusivo.

Desde modelos sistémicos como el MEI hemos aprendido a leer en contexto y a entenderlo como un problema de equidad, más allá de las cifras generales de desempleo, las dificultades de formalidad y productividad o inclusive la agenda de trabajo decente.

Todas estas experiencias de empleo inclusivo, tanto de gobierno nacional, departamental y local, nos permitió tener una claridad mayor de los detonantes y condicionantes del empleo inclusivo.

Gracias a esta compresión de todos los tramos, componentes y niveles de acción de la ruta de la educación al empleo hemos tenido la oportunidad también de implementar el primer Bono de Impacto Social en un país de ingresos medios/bajos, Sibs.co, que está enfocado a empleo de población vulnerable y tiene el potencial de cambiar la manera en la cual el gobierno invierte recursos públicos y enfocarlo al pago por resultados concretos y no a acciones.

Aun así, tenemos una tarea pendiente y es la de escalar el número de beneficiarios. En este momento, en Colombia tenemos iniciativas muy robustas y logramos pasar de decenas de beneficiarios a cientos, y en algunos casos miles, pero, en un país como el nuestro que tiene necesidades enormes, tenemos que escalar decenas de miles de beneficiarios. En su visita, Goyi compartió con nosotros casos alentadores que nos invitan a soñar con una escala mayor que impacte el país y nos acerque a la Colombia que todos queremos.

Es un gran orgullo poder decir que Goyi se encontró con un ecosistema vigoroso que cuenta con actores que están trabajando colectivamente por diferentes regiones del país y que han implementado acciones cada vez más sólidas y que, gracias a su articulación y a su disposición a compartir experiencias y mejores prácticas, han llegado a tener impactos colectivos sobre territorios vulnerables en el país.