Un estudio realizado por investigadores del Proceedings of the National Academy of Sciences encontró relación entre noticias y estrés

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

En momentos de crisis como los actuales, los ciudadanos se ven expuestos a un gran volumen de información en redes sociales y medios de comunicación. Es un hecho que la sobrexposición a la información que se publica en todas las plataformas ha creado ideas erróneas y acertadas de la situación real de la pandemia por el coronavirus Covid-19.

Pero si se toma solo el contenido de los medios, la reacción de las audiencias en temas traumáticos como atentados terroristas, desastres naturales y enfermedades que causan la muerte de miles de personas, la reacción es diferente y sea o no víctima directa de alguno de estos hechos se genera un estrés agudo el estar expuesto a tanta información.

Precisamente, los investigadores Alison Holman, Dana Rose Garfin y Roxane Cohen Silver del Proceedings of the National Academy of Sciences publicaron un estudio titulado "El papel de los medios en la transmisión del estrés agudo después de los atentados del maratón de Boston". En este se llega a grandes conclusiones tras realizar encuestas con los ciudadanos de Estados Unidos sobre lo que veían en medios de comunicación y su sentimiento particular.

"Sugerimos que participar repetidamente en historias relacionadas con el trauma a través de los medios de comunicación puede prolongar la experiencia aguda al recordar constantemente a las personas la información relacionada con el trauma y alentar el pensamiento reflexivo", dice el artículo publicado años después de los atentados de 2013.

Según los investigadores, ver repetidamente imágenes perturbadoras también puede afectar las evaluaciones de amenazas y puede contribuir a los síntomas relacionados con el estrés.

Entre los resultados obtenidos se tiene que: los encuestados que participaron en la cobertura mediática durante seis o más horas diarias en la semana posterior al bombardeo de la Maratón de Boston tuvieron nueve veces más probabilidades de reportar un estrés agudo alto que los encuestados que informaron una exposición mínima a los medios.

Los autores del estudio consideran según los resultados que "aunque es importante mantenerse informado, ver la cobertura de un evento traumático repetidamente puede exacerbar la angustia psicológica e impedir el proceso normal de recuperación, lo que lleva a un aumento de los problemas de salud que pueden extenderse a las personas que viven mucho más allá de las fronteras de las comunidades directamente afectadas por el trauma".

Además de esto si usted fue víctima de otro ataque, por ejemplo el de las Torres Gemelas en 2011, y luego el de la maratón en 2013, los efectos son más fuertes y puede acrecentarse el impacto en su salud.

Bajo la misma línea de análisis se tiene que la exposición de los medios al estrés colectivo puede tener efectos psicológicos negativos medibles, y la exposición extensa y repetida a la cobertura mediática relacionada con eventos puede ser un mecanismo importante a través del cual estos impactos negativos se extienden más allá de la población directamente afectada.

¿Qué se puede hacer para mejorar?

Según los investigadores hay una serie de recomendaciones para que esta correlación no se presente. En primer lugar se sugiere que los proveedores de atención médica deberían aconsejar a las personas que presentan problemas relacionados con el estrés que limiten el tiempo que pasan mirando noticias sobre eventos inmediatamente después de un trauma local o nacional muy publicitado.

Una segunda recomendación es que los profesionales que diseñan anuncios de servicio público u otros servicios posteriores al desastre también pueden considerar tales recomendaciones.

"Lo más importante es que los medios de comunicación deben reconocer que mostrar repetidamente imágenes horripilantes y angustiosas no es de interés público. La visualización repetitiva de tales imágenes sirve para mantener viva la experiencia potencialmente traumática y la angustia relacionada con eventos", dicen el artículo.

Otra sugerencia es la de advertir a los espectadores el contenido de las imágenes que se van a presentar con el fin de que sea la audiencia la que decida si ve o no las imágenes. En este caso la labor de los médicos es fundamental de cara a no generar más problemas en la población que ya está viviendo una situación extrema.