La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

  • Yoga

Un programa de este tipo lo puede ayudar a liberarse de las tensiones del día a día

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

El yoga se originó en India hace aproximadamente 3.000 años, sus beneficios han sido reconocidos por varios estudios científicos y ha tenido tal trascendencia que en 2016 fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Tradicionalmente, solo los gurús o custodios del conocimiento y competencias inherentes al yoga lo enseñaban a sus ‘alumnos’, pero ahora podemos encontrar monasterios, escuelas, universidades, centros comunitarios o gente con redes sociales y blogs dedicados a transmitir el conocimiento sobre el yoga a todo mundo.

Pero por la falta de información muchas personas “lo han convertido en una lucrativa tendencia pseudoespiritual con programas como beer yoga, hot yoga, acroyoga, que incluso podrían reemplazar la actividad física desarrollada en gimnasios”, según un artículo publicado por la Universidad Externado de Colombia.

Es por esto que es muy importante asegurarse de que la academia a la que vaya cuente con profesores capacitados con un mínimo de 200 horas, “de lo contrario puede ser muy peligroso practicar yoga, más si tienes una lesión o condición médica”, aseguró Martín Morris director de YogaSpace.

Ahora bien, para empezar a practicarlo solo se necesita tener las ganas, ser constante y querer “conectarte con tu cuerpo y respiración”, dijo Zamira Cifuentes, directora de Yoga Viva y agregó que “lo más importante es que seas consciente que la práctica de yoga va mucho más allá de hacer ‘posturas raras’, ser flexible y delgado, y entender que esto no es una religión”.

Se recomienda que se practique mínimo dos veces a la semana, asegurando el espacio y el tiempo en su agenda diaria para no comenzar a buscar excusas o hacer otras cosas.

Usualmente, las escuelas de yoga dan una primera clase gratis para que los usuarios las conozcan, posteriormente ofrecen clases y paquetes que van desde los $30.000 por clase, o una mensualidad que oscila entre los $200.000 y $300.000, pero esto varía según el centro y la frecuencia que se quiera.

Además debe tener en cuenta el gasto de los implementos, que aunque hay unos necesarios como el mat (tapete), la ropa cómoda y el cinturón, hay otras que son opcionales, como el balón y las medias especiales.

A la hora de empezar con la rutina, Gina Jurado, profesora de yoga, aconseja “darse un baño con agua fría y no comer nada dos o tres horas de practicar yoga para estar ligero; posteriormente no bañarse para que la energía siga fluyendo”, y resalta la importancia de la práctica para llegar a un equilibrio y tranquilidad interna.

La trascendencia del yoga en el mundo occidental

La milenaria tradición es cada vez más importante y conocida a nivel mundial, una muestra de esto es la decisión del gobierno de India de crear en 2014 el Ministerio de Ayurveda, Yoga y Naturopatía.

Además, ese mismo año la Asamblea de Naciones Unidas estableció que el 21 de junio sería el Día Internacional del Yoga porque practicarla regularmente “proporciona una aproximación holística a la salud y el bienestar.”