.
LABORAL Elementos que no pueden faltar a la hora de trabajar para una buena higiene postural
viernes, 10 de junio de 2022

Una silla ergonómica y un reposapiés son dos de los componentes fundamentales para mantener una postura adecuada en el puesto de trabajo

Entre algunas de las dinámicas que llegaron con la pandemia para quedarse están las diferentes modalidades de trabajo. Si bien durante la contingencia del covid-19 muchos trabajos viraron hacía la virtualidad total, hoy en día muchos trabajadores se desempeñan en varios esquemas, como la alternancia.

Por eso, desde Seguros Colmena, que cuenta con la línea de Administración de Riesgos Laborales (ARL), explican que la higiene postural durante el trabajo, sea sedentario o en movimiento, “es de gran importancia”.

Para ello, entre las recomendaciones que brinda la aseguradora no solo está mantener una postura de trabajo adecuada, sino también que las empresas presten a sus empleados un material mobiliario que se adapte a las necesidades de cada uno.

LOS CONTRASTES

  • Lope Hugo BarreroDec. Facultad de Ingerniería U. Javeriana

    “Las empresas deben prestar el mejor ambiente y los mejores instrumentos en sus oficinas para que los empleados cuenten con las prestaciones óptimas para su labor”.

  • Carlos Alberto VelásquezDir. higiene y seguridad Seguros Sura

    “La higiene postural sin un entorno laboral apropiado, una adecuada carga de trabajo y la optimización de otros aspectos no logra aumentar la productividad”.

Según un artículo publicado en la Revista Sanitaria de Investigación, en España, la ergonomía y la higiene postural en el ámbito laboral son dos elementos fundamentales. En esa línea Carlos Alberto Velásquez, director de higiene, seguridad y ambiente de Seguros Sura, afirma que existen múltiples investigaciones que demuestran el impacto de la higiene postural en la salud, la eficiencia y la productividad.

Pero, aclaró, es fundamental entender que un solo elemento no garantiza este impacto. “La higiene postural sin un entorno laboral apropiado, una adecuada carga de trabajo y la optimización de otros aspectos de tipo ambiental y psicosocial, no logra aumentos en la productividad”, dijo.

“Se debe entender el sistema de trabajo en su complejidad y no abordar su gestión desde una sola perspectiva”, agregó.

Antes de la pandemia, esos aspectos hacían parte de la órbita de las oficinas, sin embargo, con la masificación del trabajo a distancia, son cada vez más las personas que han adecuado puestos profesionales en sus casas.

Según Lope Hugo Barrero, director del departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad Javeriana, ahora las personas son mucho más conscientes que antes sobre su postura al momento de trabajar.

Entre los elementos que destacó para contar con una buena higiene postural se encuentran varios para apoyar partes del cuerpo y accesorios para la parte lumbar.

A partir de la información suministrada, LR calculó que, basándose en los precios promedio que se ofrecen en las plataformas de compra por internet, tener una buena higiene postural puede costar alrededor de $1,2 millones.

Los productos más costosos son la silla ergonómica, cuya función principal es prevenir los dolores en los hombros y la espalda derivados de una mala postura, que puede costar alrededor de los $350.000. Sin embargo, así como se encuentran opciones más económicas, hay otras que pueden llegar a costar más de $1 millón.

Por otro lado, un reposapiés ergonómico que esté hecho de espuma o gel puede llegar a rondar los $185.000. Su utilidad radica en que facilita una mejor postura, que las piernas estén más relajadas y una menor fatiga acumulada después de terminada la jornada.

El podio de los implementos más costosos lo completa el reposabrazos, que tiene un costo aproximado de $180.000. Entre los modelos disponibles se encuentran ejemplares adaptables a diferentes alturas y distancias entre el computador y los reposabrazos de los asientos.

Seguros Colmena también aclaró que, si bien existen malos hábitos posturales que son acogidos desde los trabajadores, también se debe tener en cuenta que las causales de las posturas forzadas dependen principalmente de factores relativos a las condiciones de trabajo. Entre estas se pueden encontrar: los diseños de los puestos de trabajo, organización del trabajo, iluminación y exigencias de las tareas, tanto físicas como visuales.

Por eso, a pesar de que las ARL llevan a cabo regularmente talleres para mejorar la problemática en las oficinas, Barrero asegura que el factor inmobiliario también es importante.

Dentro de las responsabilidades de las ARL en materia de seguridad y salud en el trabajo, explicó Velásquez, está la de asesorar y brindar asistencia técnica en este tema, específicamente en la prevención de riesgos laborales, donde la higiene postural es uno de ellos.

Adicional a esto, dijo, “las condiciones ambientales que debe cumplir el puesto de trabajo, las medidas de seguridad que se deben adoptar en este, el plan de emergencias para ese puesto de trabajo y la forma cómo se pueden hacer las inspecciones también hacen parte de su labor”.

Por último, el vocero de Sura también afirmó que en todos los trabajos, por lo menos en Colombia, hay un acuerdo como principio fundamental entre las partes para desempeñar la labor.

“Estas formas de trabajo se encuentran reglamentadas por la legislación colombiana y las empresas se deben acoger, según sea el tipo de modalidad a implementar y cumplir con sus obligaciones”, anotó.

En efecto, la regulación de los contratos de trabajo remoto, en casa o teletrabajo, contemplan especificaciones, tanto para trabajadores como para empleadores, sobre las condiciones mínimas que deben cumplir los puestos de los colaboradores para evitar incumplimientos y la materialización de riesgos laborales.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE SALUD EJECUTIVA

Transporte 03/07/2022 Los siniestros viales de los hombres son tres veces más letales que los de las mujeres

De las infracciones de tránsito entre 2010 y 2021, 73,2% fueron cometidas por hombres y 18,5% fueron por parte de mujeres

MÁS SALUD EJECUTIVA