Bayer recomienda practicar yoga y meditar para combatir los dolores de cabeza agudos, además de manejar la respiración

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

El estrés y la inmediatez del día a día pueden causar migrañas, un padecimiento que afecta a 12% de las personas en el mundo, siendo la tercera enfermedad más diagnosticada. Las mujeres las más afectadas, según información de la Fundación para la Investigación de la Migraña.

Estos son dolores de cabeza agudos, que pueden venir acompañados de náuseas, vómitos, distorsiones visuales y sensibilidad a la luz, además del ruido.

Carlos Fernández, asesor médico de Bayer, explicó que “los dolores severos de cabeza pueden aparecer a cualquier edad. Sin embargo, en la mitad de los casos se presentan por primera vez en niños y jóvenes menores de 20 años. Los ataques ocurren con particular frecuencia hasta los 40 años, para luego declinar gradualmente e incluso desaparecer”.

Por eso, la compañía da diversos consejos para reducir la aparición de las migrañas como aprender a identificar los factores que la generan. La Sociedad Mundial de la Cefalea ha caracterizado más de 165 tipos diferentes de dolores de cabeza, que pueden generarse por factores externos, internos y algunos psicológicos.

Como primer consejo, es útil realizar técnicas de relajación o actividades terapéuticas como el yoga, la meditación y la relajación con música. Puede realizar la respiración a cuatro tiempos, complementarla con la visualización de un lugar tranquilo y la relajación muscular progresiva, que es tensar y relajar cada uno de los músculos.

Fernández también habló de la terapia con medicamentos, pues “un gran número de pacientes que ya conocen su enfermedad y saben cómo manejarla obtienen alivio con analgésicos como el ácido acetilsalicílico, preferiblemente si tiene cafeína en su composición para potenciar su efecto”.

Es importante llevar un registro de las migrañas y tener una rutina consistente

La farmacéutica Bayer recomienda tener un registro de cada episodio de migrañas lo más detallado que se pueda para que, con base en esto, se puedan tomar decisiones para reducir la incidencia. También es recomendable mantener la misma rutina diaria, aún en fines de semana o vacaciones y seleccionar bien su comida, evitando los alimentos que disparan el dolor y disminuir la ingesta de tabaco y alcohol.