Organizaciones de diferentes sectores unieron esfuerzos para contribuir desde los voluntariados a la recuperación social luego de la pandemia

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co

El Coronavirus ha cambiado innegablemente la vida de todos alrededor del mundo. Colombia no ha sido ajena a esta situación, tan solo en el último mes del primer semestre de este año 4,3 millones de colombianos perdieron sus empleos y 661.890 personas cayeron en la pobreza, según cifras del Dane; esto sumado a las condiciones sociales críticas que profundizó la crisis generada por el coronavirus y a las brechas sociales que anteceden a la contingencia sanitaria.

Sin embargo, y aunque el panorama no es alentador, cada vez son más las organizaciones que desde sus diferentes áreas de trabajo y rangos de alcance, se han unido para contribuir a la sociedad y apoyar a la recuperación no solo de los sectores afectados por la emergencia, sino a la construcción y recuperación del tejido social del país.

Tal es el caso de la compañía farmacéutica Astellas Farma Colombia (AFC) , que junto a la fundación Unos y Otros y La Casa del Niño, se unieron para dar vida a la versión anual del voluntariado corporativo #ChangingTomorrowDay que este año, de manera virtual, reunió por más de un mes a 73 colaboradores que donaron 320 horas de su trabajo para diseñar, armar y enviar 300 kits educativos para niños en situación de vulnerabilidad y 500 kits de reconocimiento para personal médico afectado por el covid-19 en Colombia.

Según Luis David Hernández, gerente general de Astellas Farma para Colombia, “Al enfrentar la realidad del Covid-19 en nuestra región Latam, nos enfrentamos a muchas necesidades de diferentes comunidades, no solo desde el ámbito de la salud sino a necesidades básicas insatisfechas. Por esto, ahora más que nunca en AFC estamos comprometidos con mejorar el bienestar de todos; este es el núcleo de lo que hacemos. Por lo que estamos en el corazón de ese compromiso y el #ChangingTomorrowDay es una muestra de nuestra pasión por retribuir”.

Otra de las iniciativas que suma sus manos para lograr superar las crisis en el país es Misión Colombia By Grupo Ospedale, este voluntariado logró agrupar a 4 clínicas en diferentes puntos del país, a Audifarma que es uno de los principales gestores farmacéuticos, y a 98 voluntarios médicos que se repartieron entre Amazonas, Chocó, Barranquilla, Montería, Cali y Bogotá; para prestar asistencia médica y poder descongestionar los servicios de salud.

De acuerdo con Francisco Márquez, médico intensivista y miembro de la misión médica de Amazonas y Chocó, aunque las condiciones eran duras y los hospitales del Amazona y Chocó presentaban condiciones, el objetivo siempre fue ayudar y poder servirle a las personas de esas regiones desde lo que conocían y sabían hacer, “cuando llegamos nos entregaron un área para formar una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con 10 camas para pacientes respiratorios. Las condiciones de trabajo allí son sumamente difíciles, el clima, el manejo de los pacientes, el cuidado de los elementos de protección y la precarización de los instrumentos representaban todo un reto; sin embargo la meta era cumplir un objetivo que era ayudar a la población”.

Pero este voluntariado corporativo no solo se propuso prestar asistencia, además de ello instalaron más de 50 camas UCI en los hospitales donde tuvieron presencia. De la misma manera en medio de la campaña en Leticia, Amazonas, fueron entregados 60 mercados a comunidades vulnerables y finalmente diseñaron e implementaron un sistema de capacitación para empleados del sector salud sobre los procesos de atención en materia de covid-19, la instalación de camas UCI y ventiladores.

Sin embargo, no solo las compañías gestoras de estos proyectos son las llamadas a contribuir, son varias las que sin tener un programa de voluntariado institucional se unen a ONG 's o corporaciones que se dedican a crear este tipo de experiencias.

Por ejemplo, él es caso de la sinergia generada entre Techo y Rappi que desde abril de este año ha venido trabajando en una campaña que pretende reunir fondos que contribuyan a disminuir la vulnerabilidad de las familias viviendo en situación de pobreza extrema en la región frente a la crisis del covid-19. Los recursos recolectados están destinados para la compra de kits conformados por alimentos, insumos de higiene, productos de primera necesidad, construir más viviendas de emergencia; financiar proyectos vinculados al acceso al agua cuando retome el trabajo en los territorios.

Con esta son 20 las iniciativas que lidera Rappi en la región que buscan mejorar las condiciones de algunas personas durante esta difícil situación, por eso la alianza con Techo, que ha buscado desde el inicio suplir la necesidad de países como Colombia, Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Ecuador, Perú, Costa Rica y México.

“La emergencia del COVID-19 es un desafío para la población de los asentamientos, en donde conseguir agua es una tarea compleja todos los días, a ratos imposible que sea potable. Llegar con insumos de primera necesidad será vital para prevenir y mitigar el avance de la pandemia, porque todavía depende de nosotros revertir los efectos del virus y de la profunda desigualdad existente en América Latina”, señala Juan Pablo Duhalde, Director General Techo.

Finalmente, compañías como Bavaria han construido todo un esquema de RSE donde los programas de voluntariado son el centro de su acción. Ejes como Vive Responsable, Agua, Emprendedores Bavaria, Siembra Bavaria, voluntarios #MeUno, Energias, Desarrollo Sostenible y la Fundación Bavaria han logrado reunir a más de 6.400 voluntarios enfocados en causas sociales, además de haber agrupado a más de 35 organizaciones externas que creyendo en su propósito han postulado diferentes proyectos sociales para el desarrollo conjunto.