.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Sostenibilidad, la moda que se impone entre los grandes hoteleros del país
miércoles, 14 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co

La cadena mexicana Hoteles City Express fue la última competidora del sector nacional en recibir una certificación como empresa sostenible, la Biosfere, que es otorgada por el Instituto de Turismo Responsable y es patrocinada por la Unesco y la Organización Mundial de Turismo.

“Esta es exclusiva para el sector turismo. Esperamos recibir en dos meses el reconocimiento para 20 de nuestros hoteles, incluido el que inauguramos en diciembre en Cali”, explicó Javier Arce Gándara, director de desarrollo de Hoteles City Express.

Pero ellos no son los únicos. En Colombia hay en total 66 hoteles con certificación del cumplimiento de la norma NTS 002, del total de 79 establecimientos de alojamiento y hospedaje que la tienen por cumplir los requisitos, de acuerdo con el listado del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT).

Bogotá es la ciudad con más hoteles que han recibido la placa como sostenibles, con 37. Algunos son el Embassy Suites, Park Way Bogotá, Crowne Plaza Tequendama, Dann Carlton, Sonesta, GHL Hamilton y GHL Confort Los Héroes.

A nivel internacional hay varias certificaciones, como la Leed (Liderazgo en Energía y Diseño Medio Ambiental), otorgada por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos (Usgbc, en inglés); o la Edge, que concede el Banco Mundial a través de su Corporación Financiera Internacional. La Leed fue recibida hace dos años por Aloft Bogotá Airport.

El concepto de sostenibilidad en Colombia, no obstante, ha cambiado en la mentalidad de los empresarios. De verla como un gasto o una obligación que debía generar alguna contraprestación o beneficio a cambio, ha pasado a ser una estrategia para tener exclusividad y preferencia de los clientes.

Sandra Howard Taylor, viceministra de Turismo, explica que los empresarios en Colombia se han dado cuenta de que la inversión para que su negocio sea sostenible, implica estar acorde a una tendencia mundial impulsada por las mismas preferencias de los turistas por hospedarse en lugares amigables con el ambiente y las comunidades.

“El Ministerio está revisando formas de apoyarlos con asesorías y normas técnicas, para el cumplimiento de la normatividad, cuyo cumplimiento se vigila con el Organismo Nacional de Calidad (Onac), y es certificado con firmas como SGS, Bureau Veritas, Icontec, Cotecna, Intertec”, manifestó.

Menos gastos
Los programas responsables con el medio ambiente, las comunidades y los buenos manejos financieros son prácticas que no son comunes todavía en el mercado mundial. Aún ocupa un segundo plano.

Una prueba de ello es Colombia, donde todavía está en proceso de reglamentación la Ley 1558 de 2012, que convirtió en obligatorias las normas técnicas sectoriales para destinos turísticos, destinos de playa, establecimientos de alojamiento y hospedaje, agencias de viaje, establecimientos gastronómicos y bares, y empresas de transporte terrestre especializado.

Arce, director de Hoteles City Express, asegura que un negocio bajo estos parámetros es sostenible, a pesar de que no se ofrecen varios de los servicios de un establecimiento convencional. “En primer lugar, los alimentos y bebidas no son los fuertes de hoteles, porque es una operación complicada que muchas veces merma la operación”.

Lo anterior hace referencia a que el común denominador en los hoteles sostenibles es la ausencia de varios servicios, entre esos el de restaurante-bar con servicio 24 horas, por una razón: disminuir la emisión de gases tóxicos a la atmósfera, a través de estufas, fogones y hornos.

El valor agregado es el ahorro en el gasto. Por ejemplo, un hotel cuatro estrellas como el City Express que funciona en Cali, el primero de la marca en el país, consume 5,5 litros de agua por minuto en una regadera, contra un promedio de 12 y 15 litros en un hotel que no sea sostenible.

“Un hotel convencional, segmento cuatro estrellas, con piscina, restaurante, tina, tiene un consumo por ocupación nocturna de entre 1.200 y 1.500 litros. Nosotros, 300 litros”, asegura Arce.

Para ahorro de energía, el uso de iluminación LED es la preferencia entre los hoteles sostenibles. Eso, más la ausencia de electrodomésticos y el uso limitado de calentadores y secadoras, minimiza además las emisiones.

El ahorro en energía de un establecimiento verde alcanza a ser de 70%, en comparación con uno convencional. Es decir, gasta 15% de lo que requeriría uno convencional. “Es una tendencia global a la que cada vez más las grandes cadenas hoteleras le están apuestan”, sostiene la viceministra Howard.

Hilton creó su propio sistema de análisis
Klaus Ziller, gerente general del Hilton Bogotá, explica que la cadena desarrolló en 2009 los primeros objetivos de sostenibilidad para reducir hacia 2013 el consumo de energía, carbono, la producción de residuos en 20% y de agua en 10%. “Ya los hemos logrado, e incluso elevamos la sostenibilidad a una métrica de rendimiento en nuestro servicios, para lo cual hemos creado LightStay, nuestro sistema propio para medir, analizar e informar sobre los datos de esta”.

Las opiniones

Klaus Ziller
Gerente General del Hotel Hilton de Bogotá

“En 2009 desarrollamos los objetivos de sostenibilidad para reducir 20% nuestro consumo de energía, carbono y la producción de residuos”.

Javier Arce Gándara
Director de desarrollo de Hoteles City Express

“La sostenibilidad en los hoteles es algo que empieza a enraizar, pero por el cambio climático en el mundo debe ser una obligación”.