.
RESPONSABILIDAD SOCIAL La Sinfónica de Antioquia educa a 3.500 niños con música como política de RSE
miércoles, 14 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co

La Orquesta Sinfónica de Antioquia volvió a la luz pública este año y entre sus objetivos está el de ofrecer la posibilidad de que las empresas de cualquier sector participen en su programa social para niños. Con este, se busca que la música sea usada como política de responsabilidad social para sus empleados.

El resurgimiento de la primera orquesta sinfónica del país está a cargo de la gerente Hélèn Restrepo Bôland, una administradora de empresas que nació en Medellín y con ascendencia francesa, que decidió apostarle al lema de que “la educación y la música son rentables”.

A partir de esta convicción fue que Restrepo decidió demostrar que las organizaciones culturales son sostenibles y a la vez pueden ayudar a la población.

Por eso en 2009, con 80 niños en Antioquia, arrancó el Programa Social de Iniciación para la Primera Infancia, el cual beneficia actualmente a más de 3.500 menores en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Manizales, Pereira, Armenia y El Retiro.

Según la ejecutiva, “este programa está hecho para que niños y jóvenes adquieran valores como la sensibilidad, disciplina, respeto y en general valores que le permitan ser personas íntegras que aporten a la sociedad y aprecien el arte”.

Los recursos, que el año pasado fueron de $2.000 millones y que han permitido que esta iniciativa beneficie a los pequeños, son recaudados por medio de empresas y fundaciones que funcionan como mecenas, entre las cuales se destacan: la Fundación Éxito, Protección, Suramericana y el Grupo Argos, entre otras.

Además de estas donaciones, existe el apoyo de las instituciones del Gobierno, medios de comunicación y otras alianzas que permiten el desarrollo tanto de los programas sociales como los de la orquesta.

Entre las actividades que promueve la Sinfónica está el desarrollo auditivo, el desarrollo rítmico, el canto y los movimientos corporales, las cuales conforman una metodología para el desarrollo de las capacidad físicas y mentales.

Germán Jaramillo, director ejecutivo de la Fundación Éxito, señaló que el trabajo que ellos vienen haciendo en conjunto con la Orquesta Sinfónica de Antioquia es muy gratificantes porque el criterio de usar la música y su estimulación en la temprana edad tiene un alto impacto en el desarrollo cognitivo de los niños, por ejemplo en campos como la matemáticas, además de promover su autoestima al momento de crecer, pues eso les da un lugar en la familia y en la sociedad.

“Este año, hemos invertido cerca de $1.000 millones, que provienen del aporte de más de tres millones de clientes en este programa con la Sinfónica. Nosotros, que llevamos componentes nutritivos a los niños de la primera infancia, sabemos que al ofrecerles la música y todas las actividades que ofrece la orquesta, ellos crecerán mejor y se formarán integralmente” añadió Jaramillo.

A esto, Restrepo añade que la intención es formar a los niños en esa etapa en la que se juega gran parte del futuro de su vida, pues si dejan la música después de la niñez, el aporte se habrá hecho a la comunidad y al humano.

Proyecto 2014
Como uno de los objetivos a los que le apostará la Sinfónica de Antioquia en este año es al de su expansión a través de convenios con compañías que les permitan implementar la música como eje para la responsabilidad social empresarial.

Restrepo dice que las melodías y el ritmo ayudan a que los niños estimulen sus conexiones neuronales, lo que les permite generar mayor capacidad en la memoria y en la motricidad.

Además de esto, la iniciativa con las empresas consiste en poder crear espacios en las oficinas, en los que se hagan pausas activas con los empleados, que les permitan recibir descanso y buenas sensaciones a través de la música, pues así incrementarán su capacidad productiva.

Claudia Toca, experta en responsabilidad social empresarial, afirma que las empresas deben darse cuenta de que el camino para fortalecer sus políticas de responsabilidad es el de usar organizaciones del tercer sector, como la Sinfónica de Antioquia, pues ellas tienen focalizada la población en la que quieren trabajar y lograr mayor impacto en la comunidad.

Para alcanzar todas estas metas, que confluyen en el fortalecimiento en el programa de iniciación musical y en el naciente proyecto con las empresas, la Orquesta Sinfónica de Antioquia, en cabeza de su gerente, espera continuar buscando alianzas con más compañías, factor que les permitiría recibir ingresos hasta por $2.200 millones al finalizar el año.

Mientras que llegan esos aliados, Restrepo afirma que seguirá enfocando sus esfuerzos en los niños y también en los jóvenes músicos de la orquesta, quienes están aprendiendo a diario y se forman como músicos profesionales. Ejemplo de eso, son los dos artistas que tienen becados en Europa.

Clases para buscar más recursos
Como parte de la iniciativa para crecer como una institución sólida, la Orquesta Sinfónica de Antioquia abrió dos escuelas en Medellín, especializadas en la iniciación y la formación musical.

Las sedes de estos establecimientos son el teatro Pablo Tobón Uribe y también el Centro Comercial El Tesoro, en los cuales 42 profesores les enseñan a 80 niños a los que se les cobra una mensualidad como en un colegio.

Con esto continúa la búsqueda por ingresar más recursos a la organización, la cual quiere seguir invirtiendo en los instrumentos y formación de los 60 jóvenes que hacen parte de la orquesta.

En total son 12 maestros de primer nivel los que acompañan y enseñan su técnica a los pequeños músicos. Ellos además tienen la posibilidad de estudiar en universidades de Rusia o Francia con una beca completa.

Las opiniones

Germán Jaramillo
Director Ejecutivo fundación éxito

“La posibilidad de incluir la música en nuestro programa de nutrición en la primera infancia nos ayuda a otorgarles más herramientas a los niños para su formación personal”.

Claudia Toca
Experta en Responsabilidad Social Empresarial

“La empresas deben continuar donando y otorgando recursos a las poblaciones vulnerables a través de instituciones del tercer sector, porque ellas conocen la comunidad”.