Con el plan se benefician a más de 30 microempresas del sector

María Alejandra Ruiz Rico - mruiz@larepublica.com.co

Más de 120.000 metros cúbicos de madera y biomasa del embalse de El Quimbo han sido entregados a ladrilleras de la región este año, con el objetivo de optimizar sus procesos y reducir sus costos de producción, permitiendo con ello la elaboración de cuatro millones de ladrillos, equivalentes a los necesarios para construir 500 viviendas de tamaño promedio. Los ladrillos han sido comercializados en los departamentos de Huila, Caquetá y Nariño.

Adicional a las empresas y asociaciones ladrilleras, la comunidad también se ha visto beneficiada con esta madera, pues han recibido cerca de 15.000 metros cúbicos para la construcción de cercas o estantillos de fincas y viviendas, así como para leña que se puede utilizar en la preparación de alimentos.

Otra parte importante del material vegetal retirado de El Quimbo, ha sido donado a campesinos y productores de la zona para que sea usado como abono para el mejoramiento orgánico del suelo, en fincas aledañas al embalse El Quimbo.

La donación de este material vegetal por parte de Enel-Emgesa, busca reincorporar la madera en otras cadenas productivas como la de las ladrilleras para promover un modelo de economía circular, que ha permitido darle vida útil a este producto. Su implementación no solo ha traído beneficios económicos y sociales, sino que también ha ayudado a mitigar el impacto negativo ambiental de la deforestación en la región, pues las empresas ladrilleras no necesitan buscar carbón o leña, como combustible de los hornos en los que se producen los ladrillos.

Las compañías que se han visto beneficiadas con esta madera son en su mayoría microempresas familiares, que tienen entre 4 y 5 empleados en promedio, y que elaboran ladrillos artesanales de seis tipos distintos para diversas construcciones. Entre los beneficiarios de estas donaciones se encuentra la Asociación de Ladrilleros de Pitalito (Asolapi), que agrupa a 22 empresas ladrilleras del sur de Huila; y otras 10 microempresas ladrilleras del centro del departamento, que también han recibido el material vegetal. La producción ladrillera se encuentra en el quinto renglón económico del Huila y el de la construcción, genera más de 3.000 empleos directos e indirectos en todo el departamento. A diciembre de 2019 Enel espera cumplir con sus objetivos.