miércoles, 21 de enero de 2015
  • Agregue a sus temas de interés

Diana Carolina Aguilar

Para una organización como Natura en cuyo ADN está inmersa la sustentabilidad, implicó un gran reto cumplir con nuestras propias expectativas y las de nuestros grupos de interés al iniciar el proceso de certificarnos como una “B Corp”. Pero teniendo en cuenta que en países como Colombia, aún estamos migrando de un movimiento filantrópico hacia la sustentabilidad y la generación de valor compartido, es de vital entender a profundidad en qué consiste este proceso.

La certificación B Corp se da bianualmente y busca identificar las empresas que quieren hacer parte del movimiento mundial para redefinir el éxito en los negocios y que logran la aplicación de altos estándares sociales y ambientales de desempeño, rendición de cuentas y transparencia. Pero, ¿cómo se logra verificar esto? Por medio de una evaluación denominada “B Impact Assessment”, cuya calificación debe ser como mínimo de 80 puntos sobre 200 y está basada en el análisis de cinco áreas principales: modelo de negocios, comunidad, medio ambiente, gobernanza y empleados.

Como lo menciona el New York Times “B Corp ofrece lo que falta en otra parte: pruebas”.

Quien está a cargo de esta certificación, es B Lab, una organización sin ánimo de lucro, responsable por movilizar la red de empresas emprendedoras en la expansión del movimiento. B Lab funciona a través de tres iniciativas interrelacionadas que les facilitan ser identificadas como organizaciones atractivas para los consumidores, el talento humano y los inversionistas: 1. Empresas certificadas como B Corps, 2. Legislación y 3. B Analytics, una plataforma que consolida la base de datos más grande en el ámbito mundial sobre información verificada relacionada con el desempeño social y ambiental de las empresas privadas.

La iniciativa fue creada hace siete años en Estados Unidos y hoy cuenta con una comunidad de más de 1.200 empresas, en 38 países, en 121 sectores distintos. La expansión en América Latina es realizada por el Sistema B, organización relacionada a B Lab, que está presente en Chile, Argentina, Colombia y, ahora, en Brasil.

Aún es un movimiento concentrado en Estados Unidos, pues 79% de las compañías certificadas están localizadas en América del Norte y 12%, en América Latina. Como la certificación cuenta con índices rigurosos de evaluación, las empresas reconocidas son, en su mayor parte, emergentes y de pequeño tamaño (cerca de 80% tiene ingresos inferiores a US$5 millones) y pocas son del sector industrial (cerca del 65% son prestadores de servicios).

Un factor que se debe tener en cuenta es que las B Corps despiertan el interés de las grandes empresas, como en el caso de Ben Jerry’s, comprada por Unilever, y de Happy Family, adquirida por la Danone recientemente. Ambas declaran la compra de estas empresas con el objetivo de influenciar en la evolución de sus negocios en un camino más sustentable.

Teniendo en cuenta la rápida expansión mundial que ha tenido este movimiento, Natura decidió asumir el reto de ser una B Corp, resolviendo el “B Impact Assessment” que consta de 165 preguntas, logrando una calificación de 111 puntos, resultado muy satisfactorio debido a que el promedio de todas las B Corps corresponde a 98 puntos. Hoy, somos la mayor empresa del mundo en tornarse B Corp y la primera de capital abierto en América Latina.

Un concepto de negocio superior frente a otros
Las firmas que son B Corp están mejorando la calidad de vida de su comunidad pues comparadas con otros negocios sustentables son 47% más propensas a usar en sus instalaciones energía renovable y en 18% a trabajar con proveedores de bajos ingresos. También crean mejores oportunidades para lograr trabajos de calidad, siendo 55% más propensas a cubrir alguna parte del costo del seguro de salud.